Legislación Ambiental

Proponen imponer multa de hasta 16 mil por tirar chicles en la calle

La diputada Teresa Ramos del PVEM propuso la medida porque esta práctica representa un riesgo sanitario y ambiental

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 7 de noviembre de 2019.— Debido a su alto riesgo sanitario y ambiental, además del elevado costo que implica su limpieza, la diputada del Partido Verde Ecologista de México en el Congreso de la Ciudad de México, Teresa Ramos Arreola, propuso imponer una multa que vaya de mil 689 a 16 mil 898 pesos a quien tire goma de mascar en la vía pública.

La también presidenta de la Comisión de Medio Ambiente en el Congreso local destacó que 20 por ciento de las calles del Centro Histórico están manchadas por chicles. De hecho en la calle Madero es una práctica habitual y sumamente costosa, pues por el tipo de suelo de color claro, se han llegado a contabilizar hasta 150 mil chicles sellados en el piso; mientras que en otras zonas suman 75 por cada metro cuadrado.

Por ello, el gobierno capitalino ha tenido que enviar brigadas especiales de trabajadores para retirarlos con sistemas de alta tecnología, pieza por pieza, sin dañar las superficies.

Esta iniciativa busca reformar los artículos 24 y 69 de la Ley de Residuos Sólidos, debido a que el problema es trascendente ya que México es el segundo país del mundo donde más chicles se consumen.

Agregó que, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el país se producen más de 92 mil toneladas de chicle al año, con un valor de mercado de más de 420 millones de dólares, y cada mexicano en promedio consume anualmente 1.8 kilos per cápita de chicle, es decir, 2.5 pastillas al día.

Además, un estudio del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav) determinó que cada chicle depositado en el espacio público es un foco de infección, pues puede albergar hasta diez mil bacterias y hongos recogidos del medio ambiente.

Finalmente, la legisladora indicó que el chicle natural es una resina vegetal biodegradable que se descompone rápidamente. Es aromático y de sabor ligeramente dulce. Se obtiene del árbol manikara zapota, conocido como chicozapote; mientras que la goma de mascar, “que pocos sabemos diferenciar”, es un material sintético llamado acetato polivinílico y es elaborado por empresas como Goodyear.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO