espacio-publico
Legislación Ambiental

Proponen a candidatos planes sectoriales de descarbonización

Establecer metas más ambiciosas de energía renovable para 2024, es posible y necesario si México quiere cumplir con sus compromisos internacionales

Teorema Ambiental/Redacción

En el marco del VI Taller de Medios. Por una agenda climática con visión de estado, el World Resources Institute (WRI) México, el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) y la Iniciativa Climática de México (ICM) profundizaron en la necesidad de que la siguiente administración considere la inmediata aplicación de planes sectoriales de descarbonización con metas de reducción de emisiones específicas y rutas detalladas para la implementación de políticas que contribuyan a combatir el cambio climático para cumplir los compromisos del Acuerdo de París.

Por ello, hicieron un llamado a los candidatos presidenciales a no rezagar a México en la acción climática y resaltaron que el medio para lograrlo es mediante el financiamiento climático, el desarrollo y la transferencia de tecnología y el fomento de capacidades.

Daniel Chacón, director de Energía de ICM, comentó que, en 2015, las industrias de la energía contribuyeron con 165 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente, las plantas de generación eléctrica a base de ciclo combinado tuvieron una aportación del 3.6 por ciento del total sectorial.

De acuerdo con el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) 2017-2031, la capacidad instalada de ciclo combinado aumentará de 28 mil 94 MW en 2017 a 44 mil 181 MW en 2031. Sin embargo, ICM realizó un análisis donde si se reduce dicha cifra a 26 mil 362 MW en 2031 y se incrementa la capacidad de energía solar a gran escala a 40 mil 718 MW se mitigarían 34 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) equivalente y se ahdescarbonizacion01orrarían 17 mil 727 millones de pesos al año, lo que permitiría mantener al sector en la ruta de los 2°C al 2030.

Asimismo, dijo que las últimas dos subastas eléctricas demostraron que la energía solar y eólica ofrecen precios bajos en el mercado, incluso más bajos que las plantas de ciclo combinado. El precio de venta de un megavatio hora más un Certificado de Energía Limpia pasó de 47.78 dólares en 2015 a 33.4 dólares en la subasta de 2016 y para 2017 este llegó a 20.57 dólares.

Por lo anterior, Inder Rivera, gerente de Energía Limpia de WRI México, coincidió en que es necesario incrementar las metas de penetración de energías renovables a la matriz energética a por lo menos un 40 por ciento en 2024 comparado con el 35 por ciento actualmente establecido en la Ley de Transición Energética.

Por otro lado, Adrián Fernández, director ejecutivo de ICM, y Manuel Molano, director adjunto del Imco, resaltaron la importancia de trabajar específicamente en la reducción de emisiones del sector transporte, siendo estos los mayores emisores en nuestro país.

En 2015, el sector transporte en México emitió 171 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente, de las cuales el 23 por ciento provienen de este sector y recalcó la importancia de priorizar el uso de transporte público masivo por medio de la implementación de sistemas de transporte tipo Bus Rapid Transit (BRT) así como facilitar esquemas de transporte público concesionado para lograr una reducción de emisiones efectiva.

“En el caso de la Ciudad de México, la ejecución de las líneas de BRT ha permitido que del 15 al 17 por ciento de sus usuarios hayan dejado de utilizar su automóvil. Además, el transporte público concesionado ha logrado sustituir microbuses y vagonetas altamente contaminantes con una vida de más de 20 años en promedio por unidades nuevas de tecnologías más limpias”, dijo.

Jone Orbea, especialista en economía de movilidad de WRI México, explicó que la electro-movilidad es una excelente alternativa para descarbonizar al sector transporte; “si bien es cierto que existen algunas barreras para la penetración e implementación de esta tecnología —principalmente por los costos asociados— se debe tomar acción cuanto antes para lograr transitar a un sector descarbonizado”, afirmó.

Varios países ya se han comprometido a promover la electro-movilidad. Tal es el caso de Noruega, que se puso como meta que para 2025 todos los vehículos vendidos serán híbridos o eléctricos.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO