Legislación Ambiental

Productores de papa contra la pared

La falta de competitividad de los productores de papa de México, a partir de la vigencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ha ocasionado excesivas importaciones del tubérculo procedentes de Estados Unidos y Canadá, generando una fuga de divisas de casi 500 millones de dólares, así como la expulsión del sector al 24 por ciento del total de los productores.

Esta problemática se agudizará al inicio de 2003, cuando quedarán libres de arancel las importaciones de papa hacia nuestro país y con los fuertes apoyos que destinan a sus agricultores los países firmantes del TLCAN, sobre todo Estados Unidos, cuyo Congreso aprobó mayores subsidios a su producción agrícola.

El cultivo de la papa, segundo lugar en importancia en la horticultura nacional, era una de las pocas opciones viables que presentaba la agricultura mexicana frente al TLCAN. Sin embargo, a 7 años de la firma de éste las importaciones de papa representan ya la escandalosa cifra del 20 por ciento del valor de la producción nacional.

Además, cada año (de 1998 a 2001) compramos a Estados Unidos y Canadá volúmenes considerables de papas congeladas y preparadas sin congelar, con un valor aproximado de 80 millones de dólares, como materia prima que requiere la industria tipo McDonald’s, para destinar el producto a la población joven de medianos y altos ingresos, que copia patrones de consumo de la población estadounidense.

Reducción de superficie

Los productores mexicanos desarrollaron un proceso de reconversión, como estrategia para disminuir costos de producción a un nivel igual o menor que los de Estados Unidos y Canadá, y a la vez tratar de alcanzar una mayor productividad. Sin embargo, con la disminución en la superficie cultivada, el productor agrícola sale gradualmente del sector y la tierra no es reincorporada a la producción de papa.

En Estados Unidos la reducción de superficie de producción de papa de temporal o riego con baja o nula rentabilidad, que sufrió el sector y tuvo gran impacto en los pequeños productores, en su mayoría fue reincorporada a la producción, o bien las unidades de producción de papa (UPP) fueron reestructuradas y mejorado su nivel tecnológico en el uso de insumos.

En México la superficie cosechada en las UPP, de un total de 63,107 hectáreas, disminuye con respecto de la condición anterior a la vigencia del TLCAN. Las más de 12,000 hectáreas que constituyeron la reducción no han sido reincorporadas. Asimismo, 87 por ciento de la superficie cosechada obtiene rendimientos por hectárea inferiores al promedio de Estados Unidos y Canadá.

Importación de papa de Estados Unidos y Canadá

De 1993 a 1995 la importación de semilla de papa fue insignificante, principalmente por las limitaciones existentes en materia sanitaria y al alto costo de transporte. De 1996 a 2000 las importaciones de este insumo aumentaron 67 por ciento, dada la insuficiente producción de semilla en el ámbito nacional, y fue Canadá el país proveedor dominante, con 99 por ciento del total.

La importación de papa fresca o refrigerada aumentó gradualmente de 1993 a 1998, posteriormente experimentó una disminución ligera, y fue Estados Unidos el principal proveedor.

En 1994 se registró la mayor importación de papas cocidas en agua o al vapor y de papas congeladas, este nivel se redujo a partir de 1995 en aproximadamente 81 por ciento, donde Estados Unidos fue el principal proveedor. En cambio, en 1996 la importación de papas preparadas, conservadas o congeladas se incrementó fuertemente, y fue también Estados Unidos el principal proveedor (76 por ciento), seguido por Canadá.

Este tipo de papa importada se orienta a la fritura estilo francés, sus importaciones se incrementaron considerablemente y tienden a acrecentarse en los próximos años, sobre todo por la influencia de un aumento en la demanda de los establecimientos de comida rápida que están en expansión, y por efectos de programas de promoción de mercados, calidad del producto, así como por conocimiento o preferencias del consumidor.

De 1993 a 1998, las importaciones de papas preparadas o conservadas sin congelar, que constituyen los productos de frituras de papas (chips/botanas), se incrementaron considerablemente. Estados Unidos es prácticamente proveedor único.

Las importaciones de féculas y almidones de papa han aumentado desde 1995, provenientes de países europeos (Alemania, Países Bajos, Dinamarca y Francia). En general la importación tiende a disminuir, ya que entre 1999 y 2000 el volumen importado se redujo 3 por ciento.

México sitúa su balanza comercial con desequilibrio y tiende a incrementar su coeficiente de dependencia. De no reducirse los volúmenes de estas importaciones, las posibilidades de reconversión para el desarrollo competitivo del sector productor serán desfavorables en el corto y mediano plazos.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO