Legislación Ambiental

Presupuesto eliminó apoyos de Conafor a comunidades silvícolas: denuncian

El PEF 2019 contempla una reducción del presupuesto forestal del 30 % respecto a 2018, es decir un 80 % menos que en el ejercicio 2016

José Luis Martínez

La Iniciativa de Ley para el Presupuesto de Egresos 2019, considera reducciones significativas a organismos como la Comisión Nacional Forestal (Conafor), que se encargaba de dar apoyos a diferentes organizaciones indígenas, campesinas, de académicos, de profesionales forestales, de industriales y de la sociedad civil, encargados a realizar actividades de investigación, conservación, capacitación y aprovechamiento sostenible de los recursos forestales en el país.

Por ello, organizaciones pertenecientes a la Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales (Red Mocaf) se pronunciaron este miércoles sobre la revisión de los ingresos destinados para el próximo año en este rubro, pues consideraron que, aun cuando están de acuerdo con el plan de austeridad propuesto por Andrés Manuel López Obrador, no existe margen de maniobra para mantener los proyectos exitosos que han emprendido para conservar los bosques del país.

Por ello exigieron a los diputados federales reorientar las prioridades de la inversión hacia la producción sustentable.

“Desde hace tres años hay una severa reducción del presupuesto del sector forestal, que opera la Comisión Nacional Forestal (Conafor), al grado de que si se aprueba el presupuesto que propone la iniciativa del Ejecutivo, se habrán quitado recursos fiscales del sector casi en un 80 por ciento, respecto de lo que había asignado en 2016. Esto es un retroceso de 20 años en materia de aprovechamiento forestal”, lamentaron.

presupuesto-conafor

“Nuestros proyectos están basados en evidencias comprobables y en modelos que han funcionado en otros países. Además los recursos no son asistencialistas, sino que son una inversión que ha servido a las diferentes comunidades para echar a andar proyectos productivos que han ayudado al desarrollo de diferentes comunidades”, señaló Carlos Mayén Rivera, vicepresidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Forestales y miembro de la Academia Nacional de Ciencias Forestales.

“Una reducción tan severa como la que se plantea al sector forestal, deja a la Conafor con un nivel de operación en el que ya no es viable enfrentar los retos en materia de deforestación y degradación; conservación de la biodiversidad, reactivación de la producción sustentable, impulso a la transformación de productos forestales primarios y el cumplimiento de los compromisos de México en materia de mitigación y adaptación ante el cambio climático, así como de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, aseguró Gustavo Sánchez de la Red Mocaf.

Señalaron que una de las inercias del sector forestal que ha contribuido de manera importante a la baja eficiencia del ejercicio del presupuesto es que la mayor parte de los recursos no se invierten en la producción sustentable sino en programas de restauración y conservación con un diseño muy cercano a lo asistencial y sin proyectos bien definidos, lo cual ha desincentivado la actividad productiva sustentable y genera esquemas de restauración y conservación no sostenibles.

“Es indispensable cambiar la ecuación y la lógica del gasto público, invirtiendo más en manejo forestal comunitario, en el impulso a redes de valor en las regiones forestales y en hacer compatible la restauración y conservación con las actividades productivas, para reactivar la economía rural e incentivar a los dueños de los bosques, plantaciones forestales y recursos forestales en general, hacia el manejo forestal sustentable, la protección de estos ecosistemas, la conservación de la biodiversidad y la prestación de servicios ambientales.”

De igual manera, indicaron que el sector forestal puede complementar sus recursos si el Fondo Forestal Mexicano que actualmente maneja Conafor, se transforma en una entidad como el Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (Fonafifo) de Costa Rica, entidad gubernamental que ha desarrollado una serie de mecanismos para captar recursos de diferentes instancias con recursos no provenientes del presupuesto federal.

Sembrando vida no los consideró
Por otra parte, los participantes señalaron que el proyecto del presidente López Obrador de dar apoyos para la siembra de árboles frutales en el sureste del país no los beneficiará, pues se trata de un proyecto destinado a áreas tropicales que actualmente están deforestadas, mientras que ellos son propietarios de ecosistemas boscosos de clima templado, que actualmente están arbolados, pero sin el apoyo, sus bosques podrían estar en riesgo de mantenerse.

Además, indicaron que los proyectos de financiamiento que hasta el sexenio pasado operaron eficientemente, fue gracias a que promovían el trabajo comunitario, donde se toman decisiones mediante asambleas para saber cómo distribuir los apoyos recibidos, mientras que el proyecto de Sembrando vida otorgará apoyos de manera individualizada para transparentar la entrega de recursos.

“Esto rompe nuestra cohesión social y nos debilita al momento de tomar decisiones”, agregaron.

En este grupo amplio de organizaciones están la Red Indígena de Turismo de México (RITA), la Unión Estatal de Silvicultores Comunitarios de Oaxaca (UESCO), la Asociación Mexicana de Profesionales Forestales (AMPF), la Academia Nacional de Ciencias Forestales (ANCF), la Asociación Mexicana de Plantadores Forestales (Ameplanfor), así como las organizaciones de la sociedad civil (OSC) Semillas de Vida, Revive México, Unidos por el Ambiente, la Cultura, la Universidad Pública y la Ciencia; GEODA, Geosistemas, Desarrollo Ambiental, el Centro para la Diversidad Biológica, Luna del Sur y académicos como la doctora María del Carmen Cuevas Díaz y Carlos Ávila Bello de la Universidad Veracruzana.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO