Legislación Ambiental

Por una nueva actitud ambiental

Frente a la problemática ambiental, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) pretende eliminar, de una vez y para siempre, dos actitudes encontradas que han sido la constante en México.

Por un lado, está la actitud de la industria que se decide a competir y tratar de cumplir con las normas, o la que, por su tamaño y posibilidades, no le queda otra que resignarse por no poder alcanzar determinados niveles. Esta última generalmente no cumple y se expone de manera constante a ser multada.

Por otra parte, está la doble actitud del inspector, quien reconoce que ciertas empresas cumplen, “pero a ver qué le encuentro”, o multar al que “ya sé de antemano que no puede cumplir”.

Estas prácticas o actitudes, aseguró Luis Fernando Hernández Lizama, subprocurador de Auditoría Ambiental de la Profepa, ya no deben existir. La Profepa está decidida a entrar en una nueva etapa que consiste en tener una constante relación con las empresas, pero apoyándolas y estudiando la forma de mejorar en sus actividades, para posteriormente reconocérselo mediante la entrega de certificados de buen desempeño ambiental.

Hernández reconoció que la Profepa cometió el error de señalarles a las industrias cuáles eran las mejores tecnologías, sin tomar en cuenta si éstas podrían ser viables para las pequeña y mediana industrias mexicanas. Hasta ahora entendemos plenamente que el cuidado del ambiente es una materia dinámica y más complicada de lo que creíamos.

En este sentido, por ejemplo, no se pueden imponer determinados sistemas de control ambiental y sólo mediante ellos lograr el mejor desempeño. La nueva visión consiste en que la manera en que la industria tenga que enfrentar los problemas sea una garantía, tanto para ésta como para la autoridad, de que los obstáculos serán resueltos y ante cada nuevo atolladero, se dé una comunicación entre ambas partes para salir adelante de manera conjunta.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO