Legislación Ambiental

No solo hay que reforestar, hay que cuidar crecimiento de los árboles

En las 150 hectáreas del Vivero Yecapixtla se producen diversas especies de árboles, arbustos y herbáceas que se utilizan para la producción de plantas, para revegetar la ciudad

Teorema Ambiental/Redacción

Ernesto Brito Villa, coordinador de los viveros Yecapixtla y Nezahualcóyotl, de los cuales se abastece la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, pidió a los capitalinos respetar y cuidar los árboles y plantas que han sido colocadas en diferentes puntos de la entidad como parte del Reto Verde y que incluyen camellones, parques y suelo de conservación.

Esto porque requieren cuidados durante su crecimiento y a cambio aportan servicios ambientales, como oxígeno.

“Yo diría el más importante porque amortigua el ruido, ayuda a captar las partículas suspendidas, regular lo que son las islas de calor, la erosión eólica y obviamente la erosión hídrica al amortiguar la caída de la lluvia”, resaltó.

Como parte de los cuidados que requiere el arbolado dijo que “es importante estar realizando constantemente deshierbes, fertilización, control de plagas y enfermedades, entre otras, que son las básicas”.

Detalló que en las 150 hectáreas del Vivero Yecapixtla se producen diversas especies de árboles, arbustos y herbáceas que se utilizan para la producción de plantas, para revegetar y regenerar diversas zonas de la ciudad.

“En ocasiones se acorta el ciclo natural que tiene una plantita, de irse regenerando como en los bosques, de ahí que salga la necesidad de los viveros: tener planta en ciclos más cortos que nos lleve a plantar en las áreas verdes de la ciudad. Principalmente es eso, una regeneración de lo que es todo el arbolado y las herbáceas”, mencionó.

En cuanto a la siembra de un árbol, el funcionario capitalino recomendó: “Una vez que ya se eligió el sitio correcto para la plantación, se inicia con la apertura de cepa (el hueco donde se colocará el árbol).

“Tiene que ser amplia de acuerdo con el cepellón del árbol (al tamaño de la raíz, en cuanto ancho y profundidad, para que quede totalmente cubierta de tierra y a una profundidad suficiente para que se pueda sostener por sí misma sin que la afecten el agua o aire en la zona.

“Luego que el árbol ya fue colocado, se procura que sean unos cinco centímetros debajo del nivel del suelo para que a futuro no traiga problemas de raíces expuestas, que es uno de los problemas que tenemos muy duros en la ciudad y, obviamente, darle un mantenimiento frecuente que es de fertilización y deshierbe, así como riego en época de estiaje.”

 

 

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO