Internacional

Colaborador de Trump rechaza defensa ambiental ante el Senado

Redacción Teorema Ambiental

scott-pruittScott Pruitt, designado por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, para liderar la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), defendió este miércoles su plan para hacer compatible el cuidado ambiental y el uso no limitado de combustibles fósiles ante un comité del Senado, que fue interrumpido por constantes protestas.

“Podemos perseguir simultáneamente los objetivos comunes de protección ambiental y crecimiento económico”, dijo Pruitt, quien es un conocido detractor de la teoría del cambio climático por el calentamiento global. En su primera audiencia de confirmación en el Senado, Pruitt trató de defenderse de senadores y ecologistas quienes lo acusan de ocultar serios conflictos de interés y, por ello, cuestionan su designación al cuidado ambiental.

Los senadores demócratas, opositores al gobierno de Trump, preguntaron en varias ocasiones a Pruitt sobre los 340 millones de dólares que las industrias energéticas supuestamente donaron a grupos de la campaña que le permitió en 2011 hacerse con la fiscalía general del estado de Oklahoma, cargo que actualmente ocupa.

“¿Combatirá el cambio climático Scott Pruitt, una persona que niega el cambio climático y que ha recibido más de 340 mil dólares de las industrias de combustibles fósiles? No lo creo”, dijo el senador Bernie Sanders, miembro del comité. También le preguntaron si defenderá las declaraciones de Trump, quien en reiteradas ocasiones ha negado la existencia del cambio climático y asegura que solo se trata de un engaño de China para hacerlos menos competitivos.

“No creo que el cambio climático sea un engaño”, se desmarcó Pruitt, quien ha cuestionado en varias ocasiones que la actividad humana sea la causa del cambio climático, aunque reconoció que la actividad humana contribuye de alguna manera al cambio climático, pero cuestionó la capacidad de medir el alcance de ese impacto.

Frente a las escuetas respuestas de Pruitt, los demócratas trataron de atacarle con preguntas sobre las 14 demandas que interpuso contra la EPA que ahora quiere dirigir y consideraron que el ahora funcionario podría ser juez y parte de los casos todavía abiertos. Al respecto, prometió no intervenir en los procesos abiertos, si así se lo solicita el Comité de Ética de la agencia ambiental.

“Los latinos de todo el país, afectados de manera desproporcionada por la contaminación y el cambio climático, necesitan un director de la EPA que se guíe por la ciencia, defienda la lucha contra el cambio climático y proteja la salud pública. Scott Pruitt no lo hará”, dijo Angela Barranco, exfuncionaria de la Casa Blanca.

De hecho, las protestas marcaron buena parte de la audiencia, que se vio interrumpida en varias ocasiones por manifestantes: “¡Esta es una audiencia pública, no pueden echarme!”, gritó una manifestante vestida con un traje de una pieza azul con las siglas de BP (British Petroleum), la compañía petrolera condenada a pagar una multa millonaria por la catástrofe medioambiental causada por el vertido de crudo en el Golfo de México en 2010.

Sin embargo, entre el público también se encontraba un grupo de mineros de Pensilvania y Virginia Occidental que se mostraron a favor de Pruitt al considerar que acabará con los despidos en las minas y devolverá la prosperidad al medio oeste de EU, impactado por la reconversión tecnológica y la globalización.

Después de varias audiencias en el comité del Senado sobre Medio Ambiente y Obras Públicas, Pruitt se enfrentará al voto del pleno de la Cámara alta, donde su confirmación parece factible debido a que necesita el voto favorable de 51 de los 100 senadores y los republicanos cuentan con una mayoría de 52 escaños.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO