Legislación Ambiental

Explosión y ordeña causaron daño irreversible en Tlahuelilpan: Profepa

Un estudio detectó que la mayor concentración de hidrocarburos se halló en el área del canal de riego

Teorema Ambiental/Redacción

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) realizó una serie de estudios que confirmaron la presencia de altos niveles de contaminación en el suelo de la zona donde ocurrió la explosión de una toma clandestina de combustible en el poblado de San Primitivo, municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, en un tramo del poliducto Tuxpan-Tula.

De acuerdo con el estudio, publicado en un comunicado, las concentraciones de hidrocarburo en el suelo rebasan los límites establecidos en la Norma Oficial Mexicana NOM-138-SEMARNAT/SSA1-2012.

A solicitud de la Fiscalía General de la República (FGR) fueron analizadas diversas muestras de suelo para determinar el impacto ambiental ocasionado por la explosión del pasado 18 de enero, en la que además murieron al menos 135 personas.

Los resultados del análisis de 27 muestras arrojaron que el área se encuentra impactada por hidrocarburos totales del petróleo en su fracción ligera y BTEX (benceno, tolueno, etilbenceno y xileno) en las siguientes concentraciones:

Para la fracción ligera, las concentraciones se encuentran en un rango de detección de 0.04 mg/kg hasta 3,218.56 mg/kg, cuando el límite máximo permisible para uso de suelo agrícola es de 200 mg/kg; en tanto que para BTEX los rangos encontrados van de 0.07 mg/kg hasta 16.82 mg/kg. En este caso, la concentración máxima permisible en el mismo tipo de suelo es de 6.00 mg/kg.

En cuanto al etilbenceno se encontraron entre 0.05 mg/kg hasta 118 mg/kg, cuando la norma estipula que el nivel máximo de concentración en este tipo de suelo es de 10 mg/kg.

La concentración de tolueno es de hasta 402.06 mg/kg y la norma marca un límite de 40.0 mg/kg. El parámetro más alto de concentración de xileno encontrado en las muestras de suelo fue de 582.60 mg/kg cuando la norma indica que la concentración de esta sustancia no debe superar los 40.0 mg/kg.

De acuerdo con los expertos, el suelo admite una serie de alteraciones que pueden ser asimiladas hasta ciertas concentraciones. Si estas concentraciones permanecen durante periodos prolongados, se convierten en contaminantes persistentes e irreversibles, que causan graves perturbaciones tanto a los vegetales como a los animales que los consuman. También se reduce el rendimiento de los cultivos y se contaminan los cuerpos de agua, tanto superficiales como freáticos.

La mayor concentración de hidrocarburos se detectó en el área del canal de riego. En la zona de parcelas o sembradíos se detectaron niveles razonables, de acuerdo con la norma.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO