Legislación Ambiental

Con agradecimiento a AMLO, renuncia Luis Vera, director de la ASEA

El funcionario federal habría tenido fricciones con la secretaria de Energía, Rocío Nahle, para agilizar la realización del documento

Teorema Ambiental/Redacción

Luis Vera Morales fungió hasta la mañana de este viernes como director ejecutivo de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), luego que desde la tarde del jueves comenzó a correr el rumor de su renuncia al cargo por posibles fricciones con la titular de la Secretaría de Energía, Rocío Nahle, tras la publicación de una autorización condicionada para la construcción de la Refinería Dos Bocas en Tabasco, el pasado 12 de agosto.

Sin embargo, en su carta de renuncia, el exfuncionario aseguró que: “acompañar los cambios profundos propuestos por el C. Presidente, con apego al orden legal establecido, no ha sido tarea menor para un ente regulador como lo es la ASEA. Nuestro papel es hoy más que nunca el de garante de la seguridad de las personas y del patrimonio natural de nuestro país”.

También agradeció a los jefes de unidad, “quienes han sabido estar a la altura de las dificultades para sacar adelante sus labores; su apoyo y solidaridad han sido invaluables”.

“Hoy concluye mi ciclo al frente de esta gran institución”, y destacó que se va “satisfecho por haber acompañado las políticas implementadas en el sector hidrocarburos de México, en aras de alcanzar un desarrollo nacional integral y sustentable como lo exige nuestro mandato”.

Por su parte, el mandatario federal rechazó categóricamente haber solicitado la renuncia de Vera Morales por el veredicto emitido para la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), respecto a la obra petrolera: “no se la pedí, pero depende de la Secretaría del Medio Ambiente”, dijo.

Aunque la agencia es un órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) el artículo 27 de la Ley de la ASEA, publicada en el Diario Oficial de la Federación en 2014, establece que “la Agencia estará a cargo de un director ejecutivo que será designado y removido libremente por el titular del Ejecutivo”.

El pasado lunes 12 de agosto, la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente emitió la autorización condicionada para la construcción de la Refinería de Dos Bocas, en el municipio de Paraíso, Tabasco, una de las mayores obras de infraestructura proyectadas por la actual administración.

De acuerdo con varios rumores, Verá Morales presentó su renuncia la tarde de ese jueves al titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Toledo Manzur, aunque realmente se desconocen los motivos de su dimisión.

Otra versión sobre los motivos de la renuncia se refiere a las presiones ejercidas por la secretaria de Energía, Rocío Nahle, para obtener la autorización. Esto, porque el pasado 14 de agosto, Vera Morales reconoció en entrevista que “hubo una gran presión” para aprobar el resolutivo en el menor tiempo posible.

De acuerdo al dictamen emitido por la ASEA respecto a la refinería, una de las condiciones establecidas para realizar la obra es la implementación de un plan de conservación de flora y fauna. Además vigilará que Petróleos Mexicanos (Pemex) cumpla con las condiciones impuestas por la Agencia para la protección de la biodiversidad de la zona.

Para ello, el todavía titular de la ASEA visitó este lunes el terreno donde se construirá la refinería y posteriormente aseguró que el equipo de especialistas en biología e ingeniería verificó que los bienes ambientales, tanto de flora como fauna, detallados en la MIA se sujeten al Programa de Supervisión Ambiental acordado por la Agencia.

En esa visita detalló que personal de su Unidad de Supervisión, Inspección y Vigilancia constató que no existen afectaciones al mangle perimetral y el estado que guardan las actividades de preparación de sitio. Sin embargo, afirmó que habría supervisión en la zona donde se construirá la refinería para dar seguimiento a las condiciones establecidas en la autorización que emitió para el desarrollo de este proyecto.

En su resolutivo, la ASEA detalla que Pemex indicó en la Manifestación de Impacto Ambiental que el manglar “no será objeto de remoción, invasión, ni afectación, ni se podará en ninguna de las etapas del proyecto, debido a que el mismo se desarrolla en un área libre de mangle”.

La ASEA señaló que no se prevén mayores impactos ambientales, pero advirtió a Pemex que “existe la probabilidad de presentarse un evento no deseado en materia de riesgo ambiental”, por lo que le exige implementar una serie de medidas para minimizar los impactos en Paraíso, Tabasco, según el documento elaborado por la Dirección General de Gestión de Procesos Industriales (DGGPI) de la Agencia.

Además, dejó claro que Tabasco es vulnerable a los impactos del cambio climático, con efectos como inundaciones, variaciones en la línea costera e incremento de la temperatura, por lo que Pemex determinó construir la plataforma de la refinería con un desplante de tres metros sobre el nivel medio del mar.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO