Legislación Ambiental

Coahuila y el agua

A partir de diciembre de 2018, desde el Senado se ha solicitado a distintas entidades gubernamentales que se consideren nuevas acciones que eviten la sequía en Coahuila

Eva Eugenia Galaz Caletti*

Ciudad de México, 7 de julio de 2020.— Hasta hace algunos años, al agua se le consideraba un recurso natural renovable. Sin embargo, el incremento de la población y de sus necesidades, han hecho que cada vez sea más difícil que se cumplan los ciclos hidrológicos de recarga de los mantos acuíferos, convirtiendo así al agua en un elemento natural prácticamente no renovable, además de que ya es escaso y de difícil acceso en su forma potable.

Esta problemática está presente en todo el mundo. En nuestro país, los estados más afectados por la escasez del líquido son los de la zona norte. Coahuila ha tenido desde hace mucho tiempo problemas de sequías durante el verano, lo que impacta directamente en la salud de sus habitantes.

La realidad del agua inexistente nos ha alcanzado. Por ello es indispensable que, en aras de elevar el nivel de bienestar social e individual en nuestro estado, debemos tomar conciencia sobre la importancia de las reservas acuíferas y del cuidado de este recurso vital para nuestra existencia.

Si bien ha habido distintos programas estatales y políticas encaminadas al logro de estos dos objetivos, la realidad es que han sido insuficientes. A partir de diciembre de 2018, desde el Senado de la República se ha solicitado a distintas entidades gubernamentales que se consideren nuevas acciones que eviten la sequía en Coahuila.

Entre estas acciones, destacan la compra de tanques de agua industriales para comunidades rurales en el estado, para que no haya en ningún momento del año, falta del líquido. Asimismo, la implementación de dispositivos que permitan recolectar y procesar el agua pluvial para su posterior uso.

Sabemos que estas solicitudes no son suficientes, pues de los 29 acuíferos, diez presentan un marcado déficit por sobreexplotación. Ante este panorama, es indispensable que se realicen acciones individuales y colectivas que permitan un mejor uso del recurso indispensable para vivir.

Si bien datos oficiales ubican a Coahuila en el noveno lugar nacional en el tratamiento de aguas residuales, permitiendo que se trate el 82.4 por ciento de las aguas residuales que producen las ciudades de la entidad, y de estas, 35 por ciento se utiliza en la industria eléctrica, metalmecánica, riego de áreas verdes y de cultivos agrícolas,1 aún estamos lejos de ser un estado que maneje adecuadamente la totalidad de sus aguas residuales.

Las plantas tratadoras mencionadas se localizan en las ciudades de Acuña, Piedras Negras, Monclova, Saltillo y Ramos Arizpe. Es necesario que haya inversión pública en más plantas tratadoras, con la finalidad de que se aproveche mejor este recurso, y de que se mejore la calidad del agua que sirve para distintos propósitos, no solo consumo humano. También se debería invertir en estudios geológicos y de infraestructura que permita modernizar la explotación y manejo de las aguas subterráneas y superficiales.

En el ámbito personal, es indispensable que se implementen programas para concientizar a la población y la iniciativa privada sobre el uso racional y sustentable de este recurso. En el estado, los distintos usos del agua indican que el mayor consumo está dentro del sector agrícola, con 43.67 por ciento; la generación de energía eléctrica representa 42.73 por ciento; el uso público urbano, 5.44 por ciento, y el industrial con 4.19 por ciento.2

Tanto sociedad civil, como gobiernos municipal, estatal y federal, debemos propiciar acciones que permitan el cuidado y manejo responsable de este recurso; tanto en escuelas como en centros laborales, deben darse cursos y pláticas que permitan comprender mejor cómo llevar a cabo las mencionadas acciones. Y en el ámbito ganadero, es indispensable que los empleados y empleadores reciban capacitación al respecto.

No tenemos tiempo que perder, debemos revertir el ciclo de escasez de agua que se avecina. Es tarea de todas y todos cuidar de nuestros recursos naturales, pues sin ello simplemente no podríamos existir. Esta lucha va más allá de ideologías políticas o partidistas, es en aras de preservar el bienestar común y la vida de todos los ecosistemas. Hagámoslo pronto y sobre todo, hagámoslo juntos.

* Senadora de Morena por el estado de Coahuila

[1] Disponible en: https://www.sema.gob.mx/SRN/SIIAEC/POETE/CUADROS/Cuadro_43_Problematica%20_del_Agua_en_Coahuila.pdf

2 INEGI. Hidrología del Estado de Coahuila. Disponible en: http://internet.contenidos.inegi.org.mx/contenidos/productos/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/historicos/2104/702825221232/702825221232_4.pdf

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO