Legislación Ambiental

Banrural en quiebra

Con una historia de desprestigio, manejos poco transparentes y una reducción crediticia, el Banrural está virtualmente en quiebra. Autoridades hacendarias se preparan a sanear esta institución, que a decir de funcionarios y legisladores prestó dinero para proyectos que no tenían que ver con cuestiones productivas, por ejemplo la construcción de un hotel, una fábrica de vajilla y un panteón.

Agustín Carstens Carstens, subsecretario de Hacienda y Crédito Público, reconoció en una reunión con senadores integrantes de las comisiones de Agricultura y Ganadería, y de Desarrollo Rural, de la Cámara alta, que el Banco Nacional de Crédito Rural (Banrural) está quebrado y se necesitan 20,000 millones de pesos para su saneamiento.

Junto con Juan Carlos Cortés García, subsecretario de Agronegocios de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), habló a los legisladores sobre la intención del Ejecutivo de presentar al Congreso de la Unión una iniciativa de ley para el financiamiento rural, que comprende la reestructuración del Banrural.

Cortés García señaló que la Secretaría de Hacienda no ha considerado que el monto de rescate del Banrural sea alto y no ha cuestionado esta inversión (los 20,000 millones), pues reconoce que se trata de dinero bien utilizado porque el sector es prioritario.

El subsecretario de Agronegocios señaló que el objetivo es crear organizaciones financieras para que existan más créditos; desarrollar la parte de la capacitación en donde los productores hagan sus entidades no bancarias y así se conviertan en un instrumento de capital con garantías financieras; ampliar fronteras de crédito, y no dejarle toda la carga al Estado.

Por su parte los senadores pidieron que organismos como el Programa de Certificación de Derechos Ejidales (Procede), los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA); el Fondo de Capitalización de las Industrias Rurales (Focir), y otros sean tomados en cuenta en dicha iniciativa para que el financiamiento rural se diseñe con una visión integral.

También solicitaron que no se culpe a los productores de la situación actual de Banrural, y propusieron condonar impuestos y rescatar las carteras vencidas.

Los subsecretarios reiteraron que se analizarán los aspectos que se pueden combinar y, en este sentido, Carstens manifestó que Focir no tiene bien definidas sus prioridades, no tiene enfoque ni especialización, asunto que Hacienda ha comentado con el secretario de Agricultura. De tal forma que, para desarrollar un adecuado financiamiento rural no verán las partes por separado.

Carstens Carstens aclaró que la situación actual del Banrural se debe a decisiones mal dadas de otorgamiento de crédito, pues se confirieron a productores que de antemano se sabía no podían pagar; y a empresarios sin relación con el desarrollo rural (fábrica de vajillas y un panteón).

Lauro Díaz Castro, presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería, informó que este tema se trató anteriormente con los presidentes de las comisiones homólogas de la Cámara de Diputados, donde se acordó presentar esta iniciativa de ley hasta septiembre, cuando se inicie el próximo periodo de sesiones.

Banrural registra 10,000 millones de pesos de cartera crediticia prácticamente irrecuperable de préstamos que, en su mayoría, se otorgaron el sexenio pasado. Autoridades financieras revelaron que se indaga la gestión de Óscar Terroba, debido a que financió proyectos que significaban riesgos para la institución.

En la administración anterior se aprobaron préstamos a «hoteles de paso», por el simple hecho de ubicarse junto a zonas ejidales. Actualmente, 90 por ciento de la cartera total registra problemas de vencimiento y cobro.

Para capitalizar el Banrural se requieren, según estimaciones, 28,000 millones de pesos, 12,000 millones de pesos para fondos de pensiones de 48,000 trabajadores y para hacer frente a los servicios médicos; otros 10,000 millones para sanear la cartera crediticia y el resto se relaciona con valuaciones erróneas de bienes inmuebles y ajuste en reservas para cartera crediticia. (El Universal, 20/05/02).

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO