Legislación Ambiental

Amparos congelarían trabajos en Santa Lucía hasta 3 años

Los amparos obtenidos por el Colectivo #NoMásDerroches obligan a la autoridad a contar con dictámenes y permisos, así como conservar avances en Texcoco

Teorema Ambiental/Redacción

El gobierno federal no podrá tocar nada para la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, ubicado en la base militar de Santa Lucía, Estado de México, ni destruir la obra del nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco hasta que se resuelvan las determinaciones judiciales que otorgaron suspensiones definitivas en favor del colectivo #NoMásDerroches.

Este grupo está integrado por diversas organizaciones, despachos de abogados y cientos de ciudadanos, que promovieron 147 amparos y lograron siete suspensiones —tres definitivas y cuatro provisionales—, entre las cuales, el Juzgado Octavo de Distrito en el Estado de México ordenó detener la obra de Santa Lucía, hasta que cuente con los dictámenes y permisos necesarios, y obliga a las autoridades a que conserven los avances del proyecto de Texcoco.

El vocero de la organización, Gerardo Carrasco Chávez, dijo que las suspensiones corresponden a temas: ambiental, de derecho a la cultura y sobre seguridad aérea, pero destacó que “la más poderosa” es la última porque consiguieron entre dos y tres años para “congelar” los trabajos, mientras se resuelven todos los recursos interpuestos.

“Por un lado, logramos que no se destruya, desmonte o desmantele el avance que guarda el aeropuerto de Texcoco, hasta que se resuelva el juicio de amparo, y por otro lado, que no se continúen con los procesos de planeación y construcción de la terminal aérea de Santa Lucía, hasta que se cuenten con dictámenes y permisos en materia ambiental, de seguridad, de viabilidad aeronáutica, de prospección arqueológica y de viabilidad social, política e interinstitucional”, explicó al diario La Razón.

Carrasco Chávez dirige la parte jurídica de la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) y comentó que aunque la lógica llevaría a esperar a que el Poder Judicial resuelva los 147 amparos, el gobierno federal tiene la oportunidad de reconsiderar su decisión y reanudar el proyecto anterior.

Asimismo, declaró que luego de las suspensiones otorgadas el colectivo también está obligado a garantizar los recursos necesarios para la preservación de las obras del aeropuerto de Texcoco.

Por su parte, el excandidato presidencial Gabriel Quadri, quien también pertenece al colectivo, consideró que es poco viable que el presidente Andrés Manuel López Obrador rectifique su decisión; por ello, destacó la obtención de estas suspensiones porque permitirían que haya un cambio de gobierno.

“Santa Lucía es un proyecto que ha sido descalificado prácticamente por todos los expertos y todas las instituciones reconocidas en el mundo en esta materia, entonces seguir con Santa Lucía es realmente aberrante, y más todavía, desperdiciar y destruir la infraestructura en Texcoco como un capricho político es inaceptable”, declaró.

La mañana de este martes, el presidente López Obrador señaló en su conferencia matutina que “hay gente que está de malas porque no pudo consolidar la transa, y por eso han promovido decenas de amparos. Texcoco era un negocio lucrativo y entonces quedaron molestos. Ahora no quieren que hagamos el aeropuerto en Santa Lucía y usan hasta drones para ver si se está construyendo y puedan parar (la obra) con amparos; son personas vinculadas con los que no nos ven con buenos ojos”.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO