General

Igualdad y sostenibilidad ambiental están en el centro de la agenda de desarrollo post-2015

Para enfrentar los desafíos se requiere un nuevo modelo de desarrollo basado en un cambio estructural para la igualdad y la sostenibilidad ambiental

Bogotá.— Una agenda para el desarrollo post-2015 más ambiciosa y que fomente un crecimiento con mayor inclusión, protección, igualdad social y sostenibilidad ambiental es la necesidad que tienen América Latina y el Caribe, señalaron autoridades y expertos internacionales.

En la marco de la inauguración de la Conferencia sobre el Desarrollo Sostenible en América Latina y el Caribe: seguimiento de la agenda para el desarrollo post-2015 y Río+20, los expertos acordaron trabajar para lograr una menor exposición a los impactos negativos de la volatilidad externa, mayores niveles de inversión productiva, más generación de empleo decente y de calidad, menor carga ambiental y resistencia ante los desastres.

La Conferencia, que finalizará el 9 de marzo, fue organizada por el gobierno de Colombia y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), asimismo, cuenta con la participación de todas las agencias de las Naciones Unidas con presencia en la región.

La reunión fue convocada como un primer paso para examinar desde la perspectiva regional los avances en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y la agenda para el desarrollo post-2015, así como los acuerdos adoptados tras la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20) de junio de 2012.

“Debemos enfocarnos en desafíos emergentes a nivel global de gran envergadura. No basta con simplemente acordar una nueva edición de los ODM. El mundo ha cambiado de maneras insospechadas en los últimos 15 años, y es imposible prever dónde estaremos en otros 15 o incluso más allá”, declaró la ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín.

En su intervención, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, señaló que “los ODM son imprescindibles en su cumplimiento pero insuficientes para orientar el desarrollo hacia la sostenibilidad. Para ello se requiere de un cambio estructural con igualdad y basado en mejores patrones de producción y consumo”.

Heraldo Muñoz, presidente del Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo–América Latina y el Caribe, indicó que es vital no imponer una agenda de desarrollo “desde arriba”. “Existe la necesidad de ampliar las voces y dar respuesta a los temas emergentes, como seguridad ciudadana, violencia, medio ambiente, cambio climático y otros”, agregó.

Durante la primera jornada de la conferencia se presentó el documento interagencial de la Naciones Unidas Desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe: seguimiento de la agenda de las Naciones Unidas para el desarrollo post-2015 y Río+20, que identifica los desafíos en materia de cumplimiento de los ODM y plantea lineamientos para el futuro. Esta publicación incluye aportes de 17 agencias de las Naciones Unidas con presencia en la región y fue coordinado por la Cepal.

Entre las conclusiones principales del documento se indica que para enfrentar los desafíos se requiere un nuevo modelo de desarrollo basado en un cambio estructural para la igualdad y la sostenibilidad ambiental. El informe revela que la región está cambiando y que el umbral mínimo de bienestar se ha elevado, situación que se refleja en políticas de Estado con vocación universalista (protección social, salud, educación y empleo), con derechos y de calidad.

Asimismo el reporte señala que la política y las instituciones importan y que el cambio hacia el desarrollo sostenible exige señales adecuadas en materia de regulación, fiscalidad, financiamiento y gobernanza de los recursos naturales.

El estudio plantea además avanzar hacia formas más variadas de medir los avances y evitar así que el Producto Interno Bruto (PIB) sea el único indicador para cuantificar el progreso humano. El desarrollo de metodologías multidimensionales para la medición del bienestar, la pobreza, la calidad de la educación y la salud, la desigualdad y la actividad económica resulta necesario en la agenda post-2015.

Finalmente indica que la gobernanza global para el desarrollo sostenible debe construirse privilegiando el comercio justo, la transferencia de tecnología, una reforma financiera internacional y nuevos mecanismos de financiamiento, el fomento de la cooperación Sur-Sur y el fortalecimiento de los mecanismos de participación social.

Teorema Ambiental

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO