Energía

Gobierno mexicano implementa mecanismos para regir extracción de litio

Este mineral es estratégico para la fabricación de baterías para dispositivos electrónicos como computadoras portátiles, teléfonos celulares y automóviles

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 14 de febrero de 2020.— El Estado mexicano se reservó cuatro yacimientos de litio, que se encuentran en fase de exploración por el Servicio Geológico Mexicano (SGM), informó Francisco Quiroga, subsecretario de Minería de la Secretaría de Economía.

“Este mineral es estratégico para la fabricación de baterías para dispositivos electrónicos como computadoras portátiles, teléfonos celulares y automóviles, por lo que el gobierno busca tener rectoría sobre el desarrollo de la extracción de este mineral en específico”, indicó durante el Mining Forum 2020. “Aquí tomamos el control, sin pronunciarnos todavía cómo será el esquema de desarrollo.”

La reserva de dichos yacimientos se hizo entre 2015 y 2018. Dos de ellos se ubican en Sonora, uno más en Jalisco y el cuarto en Puebla.

El litio es considerado como el petróleo del futuro, con un mercado que se espera supere en 57 por ciento la venta de todos los vehículos de pasajeros a escala mundial para 2040. De hecho, se espera que la demanda de este material se multiplique por ocho hacia 2030.

En México, una docena de empresas han participado en proyectos de exploración del litio, pero el yacimiento más grande, con reservas del metal calculadas en 243 millones de toneladas y ubicado en Bacadéhuachi, en la sierra alta que limita los estados de Sonora y Chihuahua, está en manos de las empresas Bacanora Lithium y Ganfeng Lithium, que estiman invertir 420 millones de dólares.

El funcionario sostuvo que hay varias concesiones mineras para extraer litio, de las cuales destacan tres, que actualmente se encuentran en etapa de exploración. El proyecto de Bacadéhuachi es el más avanzado y está a cargo de un consorcio que es operado por australianos, fondeado a través de Toronto y al que se agrega un socio tecnológico de China, experto en metalurgia para la producción de baterías.

Hay otro proyecto en San Luis Potosí llamado Organimax, y el tercero se encuentra en Ensenada, Baja California, llamado el Salar del Diablo.

Hasta el momento, el gobierno federal no ha avalado el potencial de las reservas de litio que las mineras concesionadas en Bacadéhuachi aseguran que existe, ni tampoco las inversiones que han anunciado. El funcionario también señaló que falta constatar la viabilidad operativa, logística, comercial y financiera del proyecto, así como los escollos que enfrentarán.

“No tenemos por qué no creer lo que dicen, pero no es nuestro papel avalar el monto de inversión, ni las reservas identificadas y certificadas que tiene ese yacimiento que dicen que es el principal de litio en el mundo, no nos consta y lo tomamos con la reserva del caso”, finalizó.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO