Energía

El hidrógeno combustible del futuro

Los vehículos de celdas de combustible propulsados con hidrógeno se convertirán en una realidad comercial, debido a que General Motors Corporation y Shell Hydrogen aplicarán y combinarán sus recursos.

Se trata de una alianza entre dos líderes, con capacidad y experiencia en tecnología vehicular (GM), con el liderazgo de Shell en el desarrollo de tecnologías de abasto de combustible. El trabajo conjunto representa un paso importante en la comercialización de vehículos basados en la celda de combustible de hidrógeno.

Mediante una demostración, ambas empresas presentarán la primera bomba surtidora de hidrógeno de Estados Unidos, ubicada en una gasolinera común de Shell que surtirá a una flotilla de vehículos con celdas de combustible fabricados por General Motors Corp.

La demostración tiene como objetivo crear una mayor conciencia y entendimiento entre quienes elaboran políticas y propuestas de ley, compartir conocimientos para combinar la capacidad y experiencia en la fabricación de los vehículos, así como en la creación de infraestructura para el surtido del combustible y, aprovechar la experiencia y el aprendizaje a partir de las pruebas bajo condiciones y tiempo real.

Larry Burns, vicepresidente de GM para investigación, desarrollo y planeación, señaló que tanto la empresa a su cargo como Shell, proporcionarán un sistema completo de generación y distribución de hidrógeno a una estación dedicada a la venta y la carga del hidrógeno a los vehículos.

Por su parte, GM se ha fijado como objetivo el vender vehículos con celdas de combustible a más tardar a finales de la presente década, para llegar a ser el primer fabricante y vender un millón de automóviles.

Energía limpia y abundante

Se espera que la estación de hidrógeno de Shell inicie operaciones en octubre de 2003, con el compromiso de que GM recurra a la estación con su flotilla de vehículos para surtirse del combustible, misma que llegará a Washington en mayo próximo.

El hidrógeno es considerado como el combustible del futuro, aseguró la empresa Shell Hydrogen, debido a que es una fuente de energía limpia y abundante que se puede extraer del agua o del gas natural y, cuando se usa en un vehículo de celdas de combustible, el único gas de escape es agua.

Con la primera prueba piloto se quiere demostrar el uso práctico y cotidiano del hidrógeno como combustible y los trabajos de Shell con GM se concentrarán en recargar el automóvil de una forma sencilla y segura, de igual manera que hoy se llena un tanque de gasolina.

La alianza consiste en aprovechar y desarrollar el compromiso de Shell con el uso del hidrógeno y otras fuentes renovables de energía. Constituida en 1999, la Shell Hydrogen identifica e impulsa oportunidades de negocio relacionadas con el hidrógeno y las celdas de combustible. Actualmente, Shell Hydrogen es líder en su campo.

Gracias a diferentes iniciativas conjuntas de Shell y GM, han incluido la participación en la California Fuel Cell Alliance (una singular colaboración entre el estado de California, empresas de energía y fabricantes automotrices para promover el uso de vehículos impulsados por hidrógeno). Además, Shell Hydrogen anunció recientemente sus planes para la primera estación de distribución de combustible hidrógeno en Tokio, así como una significativa iniciativa para el uso del combustible en Islandia.

Uso sencillo y práctico

Las celdas de combustible emplean una reacción electroquímica que usa hidrógeno y oxígeno del aire, para generar la electricidad que impulsa al vehículo. Los vehículos de la demostración son las eurocab HydroGen3 de GM, las cuales se basan en el modelo Zafira. El HydroGen3 es impulsado por un conjunto de celdas de combustible que genera 94 kilovatios, y cuenta con la potencia suficiente para alcanzar las 100 millas por hora y con vivaz aceleración.

A fines del año pasado, GM debutó su Hywire, que es el primer vehículo práctico en el mundo que combina las tecnologías de la celda de combustible y el control alámbrico (by-wire). En otra primicia, se probó en una Chevrolet S-10 el primer procesador de a bordo que extrae hidrógeno de la gasolina para generar electricidad. Ésta es una tecnología clave para hacer posible las bombas surtidoras de hidrógeno en las gasolineras, empleando procesadores instalados en las bombas.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO