Energía

Convoca el gobierno de México para crear petrolera

México promueve un proyecto para la construcción de un complejo industrial energético de 100 millones de dólares en el istmo centroamericano, por lo que convocó a representantes de empresas nacionales y a filiales de firmas extranjeras a fin de concretar este objetivo.

El proyecto, del cual México será el principal abastecedor de crudo, busca asegurar el suministro de productos derivados del petróleo en la región centroamericana, pero también incluye en un apartado asegurar que sea atendida la demanda en Estados Unidos, el principal consumidor del mundo.

Esta iniciativa es complementaria a las derivadas de la llamada Alianza para la Seguridad y la Prosperidad para América del Norte (ASPAN), que involucra a Estados Unidos, Canadá y México, en la que también se prevé el aseguramiento del suministro de crudo a la economía estadounidense.

Como principal proveedor de crudo para el llamado Programa de Integración Energética Mesoamericana (PIEM), que incluye una refinería, una central de generación termoeléctrica y dos hidroeléctricas, México garantizó a los representantes de las 28 empresas que asistieron ayer a la reunión privada que la licitación internacional será lanzada el 31 de agosto.

Fernando Canales, secretario de Energía, declinó informar el nombre de las empresas que recibieron la invitación del gobierno mexicano para asistir a la reunión de ayer. “Son en las que está pensando”, respondió cuando le fue requerida esta información.

El funcionario informó en una conferencia de prensa que antes del encuentro de este martes se había reunido en días pasados en Washington y Houston con inversionistas de Estados Unidos, Europa y Asia para promover el proyecto energético el cual, de acuerdo con Canales Clariond, tiene un valor de 100 mil millones de dólares e incluye el gasto de infraestructura para interconexión eléctrica en Centroamérica.

Se trata de una cifra que, de ser corroborada, implica 47 por ciento más de los 68 mil millones de dólares que en 2005 ingresaron como inversión extranjera directa (IED) a toda América Latina y el Caribe, según estadística de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). La subregión de México, Centroamérica y el Caribe captó en 2005 IED por 23,520 millones de dólares, de acuerdo con la misma fuente.

El PIEM, anunciado oficialmente en diciembre de 2005, involucra a todos los países centroamericanos, México, Colombia y República Dominicana. Busca asegurar el abasto de energéticos en una región que, salvo México, es básicamente consumidora neta de hidrocarburos y que en los últimos años ha enfrentado una gran carga en la factura energética por los altos precios del crudo. La primera fase del proyecto es la construcción de una refinería que estará ligada a una planta de producción de electricidad que se alimentará del coque resultante del procesamiento del crudo.

En México, como recordó ayer el propio Canales Clariond, no existen empresas privadas especializadas en las actividades de refinación de crudo, dado que de acuerdo con la Constitución esta actividad está reservada a la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

Así que, para promover el proyecto en México, la Secretaría de Energía, señaló su titular, decidió invitar a compañías nacionales que pueden formar asociaciones estratégicas con otras empresas para participar en la licitación pública internacional para construir la refinería, cuyo país sede no está decidido aún. Al encuentro de ayer también fueron convocadas algunas filiales mexicanas de firmas transnacionales del sector energético, informó Canales Clariond.

Según la información ofrecida por la Secretaría de Energía a los representantes de empresas que participaron en la reunión de ayer, el proyecto de construcción de una refinería en algún lugar de Mesoamérica como parte del PIEM parte del hecho de que “el suministro de petrolíferos debe asegurarse para satisfacer la creciente demanda en la región: Centroamérica, México y Estados Unidos”.

Añade que 40 por ciento de la capacidad de refinación de Estados Unidos está sujeta a riesgos meteorológicos del Golfo de México. Por ello, se ha adoptado como estrategia conjunta “ubicar nueva capacidad de refinación en zonas con menores riesgos climatológicos”.

Dado que, se asienta en la información difundida ayer, “existen restricciones legales y ambientales en los países de la región para la construcción de nuevas refinerías”, se busca “definir nuevos sitios para construir refinerías tomando en cuenta la cercanía con la fuente de suministro de crudo”.

La refinería que será construida mediante licitación pública internacional deberá tener, al menos, una capacidad para procesar 360 mil barriles diarios de petróleo crudo. México ha ofrecido suministrar 230 mil barriles por día de crudo pesado a precios de mercado mediante un contrato de largo plazo.

De acuerdo con el plan de negocios informado ayer por la Secretaría de Energía, la refinería sería propiedad de una compañía o consorcio privado, encargado de construir y operar el complejo. Con el coque producido es factible, señala el documento, alimentar una planta de 730 megavatios (MW) para suministrar electricidad y vender cerca de 540 MW al mercado local.

La empresa o consorcio ganador de la licitación decidirá la ubicación donde será construida la refinería. La consultora internacional KBC Advanced Technologies desarrolló un estudio de factibilidad cuyos resultados muestran dos sitios viables: Puerto Quetzal, en Guatemala; y Puerto Armuelles, en Panamá. Esa consultoría considera que las mejores condiciones económicas para un emplazamiento con capacidad para refinar 360 mil barriles diarios de crudo se dan en el litoral del océano Pacífico.

Los asistentes

La Secretaría de Energía informó por la tarde que a la reunión informativa para la construcción de la refinería asistieron representantes de: Alfa, Clariant México, Corporativo Gutsa, GE Energy, Grupo ICA, Grupo Idesa, Grupo Tomza, Grupo Z, Ideal, Mitsubishi, Policyd, Quiminet, Servicios y Abastecimientos Industriales Mexicanos, Siemens y Tubos de Acero de México.

También estuvieron directivos de: Banamex-Citigroup, Banco Nacional de Comercio Exterior, BBVA Bancomer, Latin American Financial Services, Santander Serfin, Asociación Nacional de la Industria Química, Confederación de Cámaras Industriales, Consejo Mexicano de Comercio Exterior, Consejo Empresario de América Latina, Instituto Mexicano del Petróleo y PMI Comercio Internacional.

El Programa de Integración Mesoamericana busca crear un mercado regional de petrolíferos, de gas natural y de electricidad, “así como promover el desarrollo sustentable de la región y lograr un marco regulatorio común”, de acuerdo con información oficial de la Secretaría de Energía.

La etapa de definición del PIEM ocurre en momentos en que nuevos problemas de abasto en el suministro de petróleo a los países consumidores han provocado un repunte en el precio internacional del energético.

La decisión de British Petroleum de interrumpir la producción por una amenaza de derrame en una refinería de crudo en Alaska hizo subir los precios al inicio de esta semana. Ayer, el secretario de energía de Estados Unidos, Samuel Bodman, confirmó que México, Arabia Saudita, Ecuador y Colombia pueden sustituir el faltante en el suministro.

Fuente: La Jornada

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO