Energía

Aún no obtiene permisos ambientales: La Yesca

El proyecto hidroeléctrico de La Yesca, en las colindancias entre Jalisco y Nayarit, no empezará hasta que tenga los permisos ambientales, se modifique el uso del suelo y se conozca la información referente a la consulta pública que se realizó entre los pobladores, afirmó esta mañana el titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), José Luis Luege Tamargo, durante el primero de tres días del XV Congreso Nacional de Ingeniería Sanitaria y Ciencias Ambientales, en el que participan expertos nacionales e internacionales y que se prolongará hasta el viernes.

El funcionario federal confirmó que el lunes pasado, cuando el presidente Vicente Fox, acompañado de los gobernadores de Jalisco y Nayarit, puso en marcha oficialmente el proyecto, estaba enterado de que la Semarnat aún no autorizaba el inicio de los trabajos por no haber cubierto todos los requisitos, en especial los de impacto ambiental.

“El informe que tengo es que no ha habido obra. Tanto la Presidencia como la Comisión Federal de Electricidad saben que están pendientes tanto el cambio de uso de suelo como la información que se requirió después de la consulta pública; mientras no esté esa información no tendrán las condicionantes y por lo tanto no habrá autorización”, precisó Luege Tamargo.

Incluso afirmó que varias semanas antes se hizo del conocimiento del Ejecutivo que la hidroeléctrica que se pretende erigir en el río Santiago sigue en proceso de evaluación en la Semarnat.

“(Vicente Fox) está en conocimiento de que en el caso de La Yesca hay una solicitud de información adicional producto del estudio de la evaluación ambiental; también está informado de que mientras la CFE no cubra esa información no pueden iniciar esas obras. Hablé con él. Es una persona respetuosa de toda la normatividad ambiental y tendremos que esperar a que se cubra esta información.”

Y aunque la Ley General de Equilibrio Ecológico impide que se realice cualquier trabajo en tanto no se tengan las autorizaciones respectivas, es un hecho que desde el 18 de mayo la CFE licitó la obra y algunos trabajos preliminares ya comenzaron, en particular el desmonte de vegetación en la barranca y la apertura de una brecha hacia el campamento cercano al lugar donde se proyecta levantar la presa.

Entre las principales razones por las que no se ha otorgado el permiso ambiental destaca que levantar una cortina de concreto de más de 200 metros de altura en esa zona del río Santiago perjudicaría especies en peligro de extinción, como el ocelote. Además, residentes de Hostotipaquillo, en la zona afectada por el embalse, no han vendido sus propiedades porque no llegaron a un acuerdo con las autoridades federales.

Fuente: La Jornada

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO