Energía

Alertan sobre avance de la energía nuclear en aniversario de Chernobyl

La energía atómica no debería ser considerada como una fuente confiable y segura para producir electricidad, ya que la historia ha demostrado que es peligrosa para la salud humana y el medio ambiente, coincidieron expertos al rememorar el 20 aniversario de la catástrofe nuclear en Chernobyl, en la antigua Unión Soviética.

Según nuevos informes independientes, la cifra de muertes vinculadas al accidente es de cerca de 200 mil. Un informe del Centro Independiente de Evaluación Medio Ambiental de la Academia Rusa de la Ciencia prevé que a causa de tal accidente, otras 270 mil personas padecerán algún tipo de cáncer.

El economista e investigador de El Colegio de México, Alejandro Nadal, dijo que “Chernobyl demostró los peligros de la energía nuclear para la salud humana y el ambiente. No es posible plantear un nuevo modelo energético que contemple la energía nuclear, sin considerar las consecuencias que aún estamos pagando”.

Los nuevos informes refutan la versión oficial de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), que en septiembre de 2005 estimó que las víctimas adicionales del accidente fueron cuatro mil. Los informes independientes sostienen que la nube radiactiva provocada por Chernobyl afectó a más de dos mil millones de personas.

Se concluye también que la incidencia de cáncer en las regiones adyacentes a donde se ubicaba la planta nucleoeléctrica han aumentado hasta en un 40 por ciento. Hasta 2004 en Bielorrusia se han identificado unos siete mil casos de cáncer de tiroides debidos al accidente, y se estima que los casos podrían aumentar a más de 30 mil en los próximos 70 años. En Ucrania se prevén unos 24 mil enfermos de cáncer de tiroides, y los casos de Leucemia han aumentado significativamente en la población más expuesta a radiaciones cinco años después del accidente.

El catedrático del departamento Hombre y su Ambiente de la Universidad Autónoma Metropolitana, Mauricio Schoijet, alertó que en el mundo hay una avanzada hacia la creación de nuevas centrales nucleares que debe ser detenido. Dijo que la posibilidad latente de un accidente ha sido sistemáticamente ocultada por los promotores de estos proyectos y que México debe reconsiderar cualquier intento de reactivar su programa de generación de energía nuclear.

Por su parte, el director de Greenpeace México, Alejandro Calvillo, asentó que la comunidad científica internacional ha demostrado que la AIEA trató de subestimar los impactos sobre la salud causados por la catástrofe de Chernobyl. “Greenpeace considera lamentable que en el afán de beneficiar a la industria nuclear se minimice el sufrimiento de millones de personas afectadas por esta tragedia”, señaló.

Calvillo es el autor de la publicación Los expedientes de Laguna Verde, en donde señala que la Central Nuclear de Laguna Verde, en Veracruz, tiene serias deficiencias en su operación y representa un riesgo para la región. Según sus fuentes, la central debería parar sus reactores por más de un año para reparar fallas que posibilitan la ocurrencia de un accidente.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO