Desarrollo Urbano

Semarnat impulsa la instalación de huertos urbanos en el país

Ayudan a amortiguar el impacto del calor y los problemas ambientales de las grandes ciudades y cumplen múltiples funciones ambientales, sociales, culturales y económicas

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 19 de mayo de 2020.— La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) desarrolla un programa para establecer huertos urbanos, como espacios que amortigüen los impactos de calor generados por la cubierta asfáltica y las construcciones de concreto y cristal de las grandes ciudades, así como evitar otros problemas ambientales.

Al respecto, Coral Rojas, responsable del área de Agroecología de la Semarnat, explicó que con la disminución de las áreas verdes en el mundo han ocurrido fenómenos que afectan la salud de los habitantes de las ciudades, por ejemplo, “islas de calor” así como la disminución en los niveles de los acuíferos debido a que el agua se expulsa por los desagües en lugar de infiltrarse en el subsuelo.

Como una de las soluciones a este problema, Los huertos urbanos cumplen importantes funciones ambientales, sociales, culturales y económicas. Son un modelo que genera condiciones favorables para amortiguar los cambios bruscos de temperatura, dar refugio a especies nativas, capturar carbono, cosechar agua, reciclar materia orgánica y disminuir el uso de energía fósil para la producción y transporte de alimentos.

Además, en un huerto urbano agroecológico la población puede conocer los procesos naturales de las plantas y puede adoptar hábitos de vida más sustentables.

Por ello la Semarnat, en coordinación con la Secretaría de Educación, Investigación, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México (Sectei) y la Secretaría de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes de la Ciudad de México (Sepi), instalarán el primer huerto urbano en la capital del país, en una superficie de tres mil 600 metros cuadrados de los Viveros de Coyoacán.

En este espacio se cultivará alimentos mediante un sistema de milpa tradicional, con maíz, frijol enredador y calabaza, mientras que en camas biointensivas se producirán otros cultivos como alimentos, chícharos, ejotes, coles, brócolis, jitomate, acelgas, espinacas, zanahorias, betabeles, lechugas, rábanos, cebollas, chiles y papas e incluso otros que ya no son tan consumidos actualmente como los quelites, malvas, verdolagas, quintoniles, alaches, pipicha o pápalo.

En este espacio también se pretende cultivar dalias comestibles, muy usadas en la cocina prehispánica y que actualmente se encuentran en desuso. Otras variedades que también se cultivarán son las plantas aromáticas como el tomillo y el orégano. Incluso se buscará promover el uso y producción de semillas campesinas.

Una vez en operación, este modelo será replicado en todo el país. El siguiente huerto de este tipo será instalado en la ciudad de Mérida, en Yucatán.

La intención es contar con un espacio para que los habitantes de las ciudades puedan instalar sus propios huertos utilizando principios agroecológicos, en cualquier área de sus casas, por ejemplo un balcón o azotea.

“De esta manera, la población puede generar alimentos de autoconsumo o para venta e intercambio, con lo que generan ingresos y se abona a la soberanía alimentaria local”, explicó.

En el ámbito institucional, la Semarnat inició un programa de agroecología basado en los ejes de capacitación ambiental y desarrollo sustentable, para establecer relaciones armónicas y de convivencia respetuosa con la naturaleza, política que cobra mayor importancia ante la actual situación de salud derivada de la alimentación con productos industrializados, que agudiza la emergencia sanitaria.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO