Desarrollo Urbano

Proyecto Bosque de Chapultepec costará 8 mmdp y está lleno de críticas

Su objetivo es “convertirlo en uno de los espacios culturales y recreativos más importantes del mundo”, pero diversos grupos de expertos consideran que carece de un plan maestro

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 25 de agosto de 2020.— Hace dos semanas, la Secretaría de Cultura federal informó que invertirá más de ocho mil 770 millones de pesos para el “Proyecto Integral del Complejo Cultural Bosque de Chapultepec”, una obra que busca conectar las cuatro secciones de este pulmón del poniente de la Ciudad de México.

La Subsecretaría de Desarrollo Cultural presentó un requerimiento ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) por ocho mil 775 millones 609 mil 584 pesos, para el proyecto, que tiene como objetivo “convertirlo en uno de los espacios culturales y recreativos más importantes del mundo”, con tres ejes principales: ambiental, movilidad y el sociocultural.

El primero contempla acciones de “remediación ambiental” que permitan contar con más áreas verdes para aumentar los beneficios ambientales de la zona. El segundo consiste en mejorar las rutas de transporte interno para facilitar el acceso a sus distintos atractivos. El tercero será ampliar la oferta cultural del recinto para incrementar el desarrollo social y cultural de los visitantes.

Sin embargo, el proyecto ha generado dudas entre especialistas, pues señalan que tiene deficiencias que le impedirían brindar óptimos servicios a los visitantes y ser un espacio de desarrollo social y económico.

El aspecto ambiental es el que requiere de mayor atención, pues tiene graves problemas en cuanto al manejo de los recursos forestales y la falta de mantenimiento, así como la falta de infraestructura que garantice la movilidad de los ciudadanos a lo largo de las diferentes secciones, la concentración del comercio en las primeras dos secciones, “el poco desarrollo de la tercera y cuarta”, así como una baja oferta cultural.

En cuanto a proyectos de infraestructura, se contempla la creación de la Casa del maíz y la cultura alimentaria, Casa Lázaro Cárdenas, Casa de la cultura política, Pabellón Contemporáneo Mexicano, entre otros, todos ellos en la Primera Sección.

La segunda contará con el Centro Cultural Ambiental y el Museo de Historia Natural; la tercera tendrá los parqués de Cultura Urbana, Cri Cri, Clausell y Paso del Conejo y Dolores. Mientras que la cuarta contará con el Pabellón de la Defensa Nacional, la Cineteca Nacional Chapultepec, Bodega Nacional de Arte, el taller de artes y oficios, entre otros.

Además se contemplan acciones “interseccionales” para mejorar la movilidad. Entre ellas destacan: el paso de conexión Chivatito, Los Pinos-Cárcamo Dolores, la reconfiguración de la avenida Constituyentes y el transporte interno ecológico.

Para estas obras, la Secretaría de Cultura dijo que “para la evaluación del proyecto se tomaron en cuenta los costos de inversión de la calzada flotante y puentes de interconexión”, así como de los estudios de preinversión, 953 millones 77 mil 985 pesos y 263 millones 668 mil pesos, respectivamente.

La Secretaría de Obras y Servicios (Sobse) de Ciudad de México (quien se encargó de la licitación) otorgó un contrato por 186 millones 999 mil 240 pesos para la construcción de la calzada flotante a la empresa Fredel Ingeniería y Arquitectura, que conectará las primeras dos secciones, con un costo de ocho mil 775 millones 609 mil 584, que se repartirán desde este año hasta 2023.

Falta un plan maestro

“Salvo una fotografía con puntitos, no hay plan maestro de Chapultepec. Lo que presentaron fue un listado de piezas con nombres rimbombantes, pero eso no es un plan maestro que tiene que incluir estudios de movilidad, población, accesibilidad, cuestiones ambientales, forestales, escurrimientos de agua, hidrología, que explicaría el porqué de esas piezas y cómo se articulan entre ellas, con el bosque y con la ciudad. De eso, no hay nada”, señaló el arquitecto Alberto Kalach, director de TAX, Taller de Arquitectura X.

Entre los peros que encontró al proyecto, se encuentran: poca accesibilidad, ausencia de conectividad al interior del bosque, carencia de acciones en pro de la comunidad que vive del otro lado de la avenida Constituyentes, creación de infraestructuras en un momento en que los museos existentes no tienen presupuestos, son algunas de las inquietudes expresadas por el arquitecto.

“En cuanto a la restauración del Bosque de Chapultepec, hay suelos y accesos que mejorar, pero ¿para qué hacer más museos si no hay dinero para operar los museos existentes? Se carece de un diagnóstico y el plan maestro se entiende como poner nombres rimbombantes.”

Y agregó: “A un puente peatonal lo llaman calzada flotante; a un auditorio, cubo de música. Es como si un plan maestro fuera la suma de piezas con nombres ocurrentes, pero un plan maestro requiere de estudios, análisis, información sobre los flujos de gente, dónde vive la gente, cómo accede la gente. No he visto nada al respecto”, señala en entrevista con El Universal.

“En un plan maestro tiene que haber urbanistas que conozcan la ciudad; ingenieros en movilidad que vean cómo se llega; tiene que haber sociólogos que conozcan el perfil de la población y sus necesidades a través de encuestas, visitas a los barrios; tiene que haber arboristas, botánicos, ingenieros hidráulicos, arquitectos y, por qué no, artistas”, indicó.

Por lo que propuso que: “un diagnóstico de la problemática, a partir del cual, se proponen soluciones. ¿Cómo accede la gente a Chapultepec? En los ocho kilómetros y medio de la avenida Constituyentes hay solo cuatro accesos, muy lejos unos de otros; es una vía de alta velocidad con camiones de carga, los puentes peatonales a veces no tienen rampas sino solo escaleras”.

“Habría que plantearse entonces cuestiones de accesibilidad y conectividad. Incluso la conectividad interior no está estudiada, porque lo que se necesita es un transporte interno y no pensar que la gente va a caminar diez kilómetros de un lado a otro. En fin, no creo que haya un plan sólido; parece más una serie de caprichos”, finalizó.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO