Desarrollo Urbano

Edificios “enfermos” y sus efectos nocivos en la gente

Cada año, más de 4 millones de personas mueren prematuramente por enfermedades atribuibles a la contaminación del aire acondicionado por el uso de combustibles sólidos para cocinar

Teorema Ambiental/Redacción

La calidad de aire en ambientes cerrados es crucial para la salud de los seres vivos. La exposición a sustancias o contaminantes que se mueven o se “estacionan” en espacios habitables, de trabajo o de estudio son capaces de alterar la salud física y mental de las personas, provocando mayores niveles de estrés y una notable disminución del rendimiento en las actividades.

Cuando los síntomas o malestares llegan a afectar a más del 20 por ciento de los ocupantes de un inmueble cerrado, se habla del “Síndrome del Edificio Enfermo”. En la actualidad se admite que aquellos ambientes que no disponen de ventilación natural y que están cerrados, para conseguir un mayor rendimiento del sistema de aire acondicionado, pueden ser áreas de mayor exposición a contaminantes.

Las partículas en suspensión (PM, del inglés particulate matter) son las partículas sólidas y líquidas suspendidas en el aire, la mayor parte ellas son peligrosas. Esta mezcla contiene, entre otras, polvo, polen, hollín, humo y pequeñas gotas.

Erróneamente se piensa que los lugares cerrados están libres de contaminación como lo son los hogares y edificios, sin embargo, la Organización Mundial para la Salud (OMS) afirma que más del 50 por ciento de las muertes por neumonía en menores de cinco años son causadas por partículas inhaladas en interiores con aire contaminado.

Cada año, más de cuatro millones de personas en todo el mundo mueren prematuramente por enfermedades atribuibles a la contaminación del aire de los hogares como consecuencia del uso de combustibles sólidos para cocinar ya que este tipo de combustibles son generadores de contaminación pues liberan sustancias peligrosas, que aunadas a la mala ventilación de los lugares, pueden producir concentraciones de partículas finas 100 veces superiores a las aceptables.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que anualmente mueren prematuramente 3.8 millones de personas debido a enfermedades no transmisibles, en particular accidente cerebrovascular, cardiopatía isquémica, neumopatía obstructiva crónica y cáncer de pulmón, que son atribuibles a la exposición al aire de interiores contaminado.

Según el National Institute for Occupational Safety (NIOSH), entidad preocupada por la salud ocupacional de los trabajadores en Estados Unidos, 50 por ciento de los edificios enfermos sufre de inadecuada ventilación.

Esto puede significar una escasa filtración, es decir que el aire que entra hacia el edificio no se purifica antes para mantenerlo libre de partículas contaminantes; o contaminación en los sistemas de ventilación cuando los ductos se llenan de bacterias, hongos, moho y luego se esparcen por el mismo sistema a través del aire.

En el caso de los hospitales, la pureza del aire puede ser la diferencia entre la vida y la muerte, ya que un sistema eficiente evita la propagación de enfermedades aerotransportadas y detiene la alta incidencia de infecciones postoperatorias.

Medidas de prevención y control
Para evitar que un edificio se enferme, es necesario cumplir con las regulaciones y normativas que estipulan las diferentes secretarías locales y federales.

Hay medidas básicas que se pueden llevar a cabo para tener un aire más limpio en los espacios cerrados:

• Monitoreo en sitio y en tiempo real para conocer las concentraciones de elementos contaminantes y suspendidos en el aire.
• Evitar la utilización de materiales que puedan liberar sustancias contaminantes, que sean difíciles de mantener y que recojan polvo o moho.
• Mitigar la acción de la fuente; para aquellas fuentes que no puedan ser eliminadas se procurará limitar los efectos que producen recubriéndolas con pinturas adecuadas u otras barreras.
• Diluir el aire interior con un aire menos contaminado, generado por la mayor ventilación o aire.
• Comprobar la eficacia de la ventilación (revisión y pruebas de aire acondicionado).
• Utilizar extracción localizada como forma de controlar la generación de algunos contaminantes en el mismo foco (operaciones de limpieza, abrasivos, cocinas, etc.)

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO