edificio-verde01
Desarrollo Urbano

Un edificio verde no garantiza ser un edificio más sustentable

En años recientes se han dado a conocer ciertos reconocimientos para validar que un edificio desde su construcción o en su remodelación tiene ciertas consideraciones para que tenga un desempeño ecológico menor

Mario Amador*

Los edificios son fundamentales en todas las ciudades, pero en este artículo nos enfocaremos principalmente a los edificios en donde se desarrolla el quehacer diario de las empresas. Existen edificios relativamente pequeños donde habitan solo 50 empleados hasta gigantescos complejos que además de ser edificios para organizaciones son plazas comerciales, lugares habitacionales y de esparcimiento. Esto es una huella en todas las ciudades grandes y medianas. En años recientes se han dado a conocer ciertos reconocimientos para validar que un edificio desde su construcción o en su remodelación tiene ciertas consideraciones para que tenga un desempeño ecológico menor (agua, energía, residuos, etc.) en comparación a uno que no toma en cuenta estos lineamientos de construcción para un edificio verde.

De esta forma las calificaciones ecológicas o reconocimientos verdes se utilizan a menudo para evaluar qué tan bien se compara un edificio con este objetivo ambiental. Pero el sistema actual tiene serios defectos, ya que considera solo al edificio y no toma muy en cuenta la participación de sus inquilinos, así podemos tener el mejor edificio verde, pero si los habitantes son unos despreocupados en el tema de uso responsable de los recursos, se tienen serias carencias en el logro de los objetivos para los cuales fue diseñada esta certificación verde.

Nada usa más recursos (agua potable, energía eléctrica, papelería, etc.) o produce más desechos (agua negra, emisiones a la atmósfera, residuos orgánicos e inorgánicos, etc.) que los edificios en los que vivimos, trabajamos y en los cuales pasamos gran parte de nuestra semana laboral. Nuestro entorno construido es responsable de la mitad del uso de energía global y la mitad de todas las emisiones de gases de efecto invernadero. Los edificios consumen una sexta parte del agua dulce, un cuarto de las cosechas mundiales de madera y otros materiales que se necesitan para tener la comodidad de una oficina. La construcción y posterior demolición de edificios produce el 40 por ciento de todos los desechos.

La sustentabilidad de nuestros edificios está bajo escrutinio, y las herramientas de calificación verdes son el método clave para medir esto. En Australia, la Universidad de Deakin revisó recientemente estos esquemas de certificación. Las discusiones de los grupos focales se llevaron a cabo en Sídney y Melbourne con representantes en el campo de la sustentabilidad, incluidos el gobierno, las consultorías verdes y los proveedores de herramientas de calificación.

Surgieron áreas de oportunidad como resultado de este grupo de trabajo pero solo nos enfocaremos a dos.

Los usuarios no juegan una parte activa. Las herramientas de calificación toman pocas medidas que consideren a los usuarios. Consideraciones como el acceso al transporte y las comodidades no están incluidas.

edificio-verde

El gobierno no juega parte activa

Los usuarios deben ser parte fundamental en la calificación de un edificio, mejor dicho, debemos de ampliar la visión para evaluar un edificio como solo el conjunto de acero, cemento y terminados que se califica con un distintivo verde a un edificio con un lugar donde la gente emplea mucho tiempo y la cultura de esta gente es mejorada a través de las facilidades que se le brindan en un edificio con el fin de modificar ciertas actitudes que se reflejen en casa y de esta forma ir transitando hacia una cultura ambiental más responsable. Sé que es un cambio de paradigma y que se presentan muchas limitantes para visualizar este último escenario, pero necesitamos avanzar más deprisa para desarrollar esta nueva relación entre comodidad y medio ambiente.

Conclusión

Se necesitarán más edificios para que estas personas vivan y trabajen. Y las autoridades, no nos estamos refiriendo a autoridades de gobiernos sino a las autoridades o administradores de los edificios, tendrán que encontrar formas de garantizar que estos edificios sean más sustentables si se quieren alcanzar los objetivos que se están adoptando o por los que su edificio se considera verde.

Si tienes alguna duda, sugerencia o quieres que se aborde un tema enfocado a la responsabilidad ambiental empresarial, por favor escríbenos a consultoria@oficinaverde.org.mx, también nos puedes seguir en Facebook y Twitter como OficinaVerdeMX y en Linkedin como company/Oficina-Verde.

* Director general de Oficina Verde

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO