Desarrollo Urbano

Acceso controlado, otra alternativa para reabrir el Zócalo capitalino

Adelantó que no se reabrirán los negocios esta semana porque el semáforo continúa en color rojo; el proyecto ya se está preparando y será presentado en los siguientes días

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 23 de junio de 2020.— El Gobierno de la Ciudad de México prepara un plan para normalizar las actividades en el Centro Histórico, con un esquema que incluye alternativas como: flujos vehiculares con calles compartidas y otras con acceso controlado, reducción de afluencias y supervisión en las plazas comerciales, y en la reinstalación de puestos en la vía pública.

Al respecto, Dunia Ludlow, coordinadora general de la Autoridad del Centro Histórico, presentó este domingo el plan, aunque adelantó que no se reabrirán los negocios esta semana porque el semáforo continúa en color rojo; el proyecto ya se está preparando y será presentado en los siguientes días por la jefa de Gobierno.

Entre las medidas, señaló que se habilitarán calles peatonales para que se aplique la sana distancia, cuando se establezca el semáforo naranja. También se crearán macromanzanas, en las que se definirán vías estructurales de tránsito vehicular y una zona interior peatonal, con filas en banquetas y circulación peatonal en el arroyo vehicular.

También se propondrán cuatro zonas de restricción en el Perímetro A del Centro Histórico y se harán intervenciones en las calles de mayor demanda peatonal y ampliación de banquetas.

En las zonas dos, tres y cuatro se peatonalizarán las calles de 10:00 a 19:00 horas, de acuerdo con el calendario de comercio, respetando los sentidos de tránsito vehicular.

Mientras que el esquema de flujos vehiculares para acceso al Centro Histórico, contempla calles compartidas de uso flexible y ampliación de banquetas, en arterias como: República de Cuba, de República de Argentina a Circunvalación, Tacuba, 5 de Mayo, Venustiano Carranza, Uruguay, 5 de Febrero, Correo Mayor y Jesús María.

Pino Suárez, 20 de Noviembre, República de El Salvador, Belisario Domínguez, San Pablo, Simón Bolívar, Isabel la Católica, Plaza de la Constitución, Donceles y República de Cuba (de Eje Central a República de Argentina), mantendrán su operación habitual. Finalmente, la calle de Madero será de acceso controlado, con filtros de entrada en 5 de Mayo y 16 de Septiembre, y salidas solo en vialidades con operación habitual.

También se instalarán 19 estands de higiene en los puntos de control de ingreso en la zona de restricción, que estarán equipados con cubrebocas, toallitas sanitarias y gel antibacterial, con capacidad de atención para 500 personas diarias y los horarios serán de 10:00 a 19:00 horas.

Dunia Ludlow comentó que las aceras de ambos lados tendrán espacios para dosificación de acceso y filas, al tiempo que se maximizará el espacio de circulación.

En cuanto a la apertura de comercios, se hará de manera rotativa, los ubicados en números pares abrirán los lunes, miércoles y viernes, y los nones los martes, jueves y sábados; todos deberán trabajar de 11:00 a 20:00 horas y los domingos el Centro Histórico se mantendrá cerrado.

“Las calles con más afluencia, que pongan en riesgo la salud, se cerrarán y se implementarán mecanismos de dosificación en las avenidas Madero y Corregidora”, explicó.

Dunia Ludlow

Desde el 30 de marzo al 18 de junio se tiene registro de 269 probables casos de COVID-19 en la zona, de los cuales 116 son médicos que fueron trasladados con aparente contagio; 82 muertes por probable COVID-19, y 71 enfermos con probable portación del virus, pero con traslado por sus medios.

“El primer registro de un deceso por probable COVID-19 se presentó la semana del 19 al 25 de abril, mientras que la semana del 3 al 9 de mayo se registraron más incidentes, con una cifra de 52”, expuso.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO