Contaminación

Sancionan a casi 800 vehículos ostensiblemente contaminantes en 10 días

Teorema Ambiental/Redacción

La Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) en coordinación con las secretarías de Seguridad Ciudadana (SSC) y Movilidad (Semovi) de la Ciudad de México, sancionaron de manera conjunta a 781 conductores de vehículos particulares, transporte público y de carga como parte de un operativo para detectar vehículos ostensiblemente contaminantes.

Estas acciones comenzaron el lunes 24 de junio, a cargo de personal de la Dirección General de Inspección y Vigilancia Ambiental (DGIVA) de la Sedema, que estableció puntos de revisión en distintas zonas de la ciudad, en coordinación con elementos de la Secretaría de Movilidad y policías de tránsito de la SSC.

Del 24 de junio al 2 de julio, fueron sancionados 163 vehículos de transporte público por emitir humo contaminante (azul o negro), a los que se les impuso una multa administrativa de 20 Unidades de Medida Administrativa (UMA), es decir, mil 690 pesos.

Mientras que a los conductores reincidentes que no llevaron a revisión su vehículo, se les impuso una multa máxima y el vehículo fue remitido al corralón.

El lunes 24 de junio fueron sancionados 102 vehículos, de los cuales 36 fueron de transporte público; dos de ellos fueron enviados al corralón. El martes fueron sancionados 72 vehículos y 23 fueron de transporte público. El miércoles fueron multados 112, de los cuales 17 correspondieron a transporte público; mientras que el jueves fueron sancionados 106 vehículos y 20 fueron de transporte público.

De los 119 vehículos penalizados el viernes 28 de junio, 20 fueron de transporte público, dos fueron taxis y cuatro unidades fueron remitidas al depósito vehicular. El 1 de julio fueron sancionados 148 vehículos, de los cuales 35 fueron de transporte público, tres unidades fueron enviadas al depósito vehicular y este martes 2 de julio fueron multados 122 vehículos, 12 de estos de transporte público.

A los vehículos ostensiblemente contaminantes se les practicó una prueba de aceleración de cero a dos mil 550 revoluciones durante diez segundos y si el vehículo estando detenido generaba las emisiones de humo visible, era sujeto a sanción.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO