Contaminación

NetPlus: 35 toneladas de redes marinas convertidas en viseras de gorras

Con las gorras NetPlus, solo en el primer año se recuperaron más de 32,000 kilos de redes de pesca abandonadas en los océanos

Ciudad de México, 6 de enero de 2021.— Cada año, más de ocho millones de toneladas de basura plástica escurren hacia el mar. Se ha encontrado plástico en los estómagos de ballenas varadas, en sedimentos de las profundidades marinas y en hielo ártico. De acuerdo con un reporte de Naciones Unidas de 2017, hay más de 51 trillones de partículas de microplástico en el mar, más de 500 veces el número de estrellas en la Vía Láctea. La más dañina de las contribuciones de plástico al océano son las redes de pesca desechadas, y representan hasta el 10 por ciento del total de este tipo de contaminación.

Ante esta problemática, en 2016 Patagonia comenzó a trabajar con Bureo (quien también produce patinetas, armazones para gafas de sol y otros productos a partir de redes de pesca recicladas, material al que denominó NetPlus) y así reemplazar el plástico virgen utilizado para hacer las viseras de las ya clásicas gorras trucker.

El proyecto NetPlus trabaja con los pescadores de comunidades de Chile y Argentina proporcionando incentivos económicos por las redes recolectadas. En este sentido, algo que era visto como basura adquiere un nuevo valor. Bureo estima que recolectan más de 32 mil kilos de desechos por año. Son miles de redes de pesca que ahora tienen un nuevo propósito. Con esto, Bureo está fabricando el primer material de red reciclado del mercado y Patagonia las primeras gorras hechas con este material.

Se trata de un mecanismo propio de la economía circular, una solución tangible al problema de los desechos de redes de pesca a través de la educación, la acción y la limpieza de los océanos.

Este es el primer paso de la integración de NetPlus en la cadena de suministro de Patagonia, pero es también un escalón muy importante para seguir así su misión de salvar el planeta Tierra.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO