Contaminación

Limpian lago de Guadalupe; extraen muebles, llantas y otros residuos

Autoridades de Cuautitlán denunciaron la muerte de casi mil patos provocada porque el drenaje de municipios como Nicolás Romero y Atizapán desemboca en este cuerpo de agua

Teorema Ambiental/Redacción

Cuautitlán Izcalli, Estado de México, 16 de enero de 2020.— Trabajadores del servicio de limpieza del municipio de Cuautitlán Izcalli han extraído toneladas de residuos sumergidas en el lago de Guadalupe, un área natural protegida donde en el último mes se registró la muerte de casi mil aves migratorias a causa del agua contaminada, destacó Alejandro Olvera Cortés, responsable del mantenimiento.

Su nombre oficial es “Santuario del Agua y Forestal Presa Guadalupe” y fue decretado como parque estatal el 13 de octubre de 2004 por el gobierno del Estado de México.

Tiene una extensión de mil 750 hectáreas y solamente el perímetro del cuerpo de agua es de 17.5 km o 345 hectáreas. Sin embargo está rodeado por asentamientos urbanos que continuamente contaminan el lago. Pese a ello, conserva sus áreas verdes y boscosas que son protegidas y en constante mantenimiento por la Dirección de Medio Ambiente del municipio de Cuautitlán Izcalli.

Mientras que los municipios de Nicolás Romero y Atizapán de Zaragoza tienen sistemas de drenaje deficientes y prácticamente vierten sus aguas negras a este cuerpo natural.

El 75 por ciento de esta presa está ubicada en territorio de Cuautitlán Izcalli y 25 por ciento en el municipio de Nicolás Romero, aunque también llegan los drenajes y afluentes de Atizapán de Zaragoza.

Una cuadrilla de trabajadores de Cuautitlán Izcalli reveló que cada día sacan siete metros cúbicos de basura sumergidos en el agua, incluso muebles y llantas que en su mayoría provienen de Nicolás Romero y Atizapán.

Durante el mes de diciembre y hasta la primera semana de enero, personal de Cuautitlán extrajo e incineró 994 patos migratorios, provenientes del sur de Canadá y norte de EEEUU, por lo que conminó a las autoridades de Nicolás Romero y de Atizapán de Zaragoza a que se sumen a la limpieza del agua que llega al lago de Guadalupe.

El sexto regidor Luis Trejo Hernández reiteró que tanto Nicolás Romero como Atizapán de Zaragoza, así como autoridades estatales y federales, deben asumir su responsabilidad para lograr el saneamiento y limpieza de este espacio natural, uno de los pocos que existen en el norte del Valle de México.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO