Contaminación

Islas Marshall, con más radiación que plantas Chernóbil y Fukushima

En esa región del Pacífico, EEUU realizó la prueba nuclear más grande en la historia, en 1954, lo que causó una contaminación ambiental sin precedentes hasta la fecha

Teorema Ambiental/Redacción

Investigadores de EEUU concluyeron que hoy en día la zona de las islas Marshall tiene más contaminación radiactiva que las ruinas de las plantas nucleares de Chernóbil y Fukushima, luego que en ese sitio el ejército de EEUU probó 67 armas nucleares.

Se trata de varias decenas de atolones en un espacio remoto del océano Pacífico, donde se practicó con estas armas entre 1946 y 1958, específicamente en Bikini y Enewetak, aunque el impacto de la radiación alcanzó a los de Rongelap y Utirik.

La prueba nuclear más grande realizada por EEUU se realizó en 1954 y afectó a la población de las islas a largo plazo.

Investigadores del Centro de Estudios Nucleares, de la Universidad de Columbia, Nueva York, presentaron un informe donde midieron la radiación gamma externa presente en nueve islas de los cuatro atolones afectados por las pruebas nucleares.

El artículo fue publicado en la revista científica PNAS y muestra una imagen de las condiciones radiológicas, con datos de radiación y concentraciones de actividad de radionúclidos del suelo en las islas Enjebi, Ikuren y Japtan (Enewetak); Bikini y Enyu (Bikini); Naen (Rongelap), y Aon, Elluk y Utirik (Utirik).

Los investigadores encontraron en las muestras de suelo concentraciones de actividad de americio 241, cesio 137, plutonio 238 y plutonio 239, 240.

“Nuestros resultados muestran bajos niveles de radiación gamma externa en algunas islas de los atolones Enewetak, Utirik y Rongelap”, señalan los investigadores, así como los radionúclidos en las concentraciones más altas en las islas Enjebi, Bikini y Naen.

Los científicos contextualizaron todos los resultados al compararlos con otras regiones del mundo afectadas por accidentes nucleares.

Los resultados fueron alarmantes, pues revelaron que los niveles fueron mayores que las plantas nucleares accidentadas de Chernóbil y Fukushima.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO