Contaminación

Gobierno elige diésel para alimentar al Tren Maya en vez de electricidad

Ni siquiera con la operación de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, México dispondrá de suficiente diésel para abastecer la operación de este proyecto

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 10 de junio de 2020.— El gobierno federal informó que el Tren Maya funcionará con diésel, aun cuando la industria petrolera del país no lo produce, ni generará a partir de su inicio de operaciones en 2023 la variedad de Ultra Bajo Contenido de Azufre (UBA) para reducir emisiones.

De acuerdo con la Secretaría de Energía (Sener), ni siquiera con la operación de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, México dispondrá de suficiente diésel para abastecer la operación de este proyecto insignia para el turismo de la actual administración federal, pese a las críticas que ha levantado la viabilidad del proyecto, por lo cual probablemente operará con diésel importado.

El análisis costo-beneficio del Tren Maya del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) argumenta que se comparó el funcionamiento de un tren a diésel contra uno eléctrico y “se concluyó que el primero es menos costoso que el eléctrico en términos de Costo Anual Equivalente (CAE), en 6.8 por ciento”.

“Además de que la alternativa de tracción eléctrica requeriría de estudios detallados para asegurar la viabilidad para la conexión de los centros de carga, donde se señalan las posibles restricciones y obras que se requieren para mantener la confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional, ante el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), lo cual puede generar retrasos.”

Sin embargo, el estudio no contiene las estimaciones de diésel que empleará el Tren Maya en 2023, aunque el concesionario que obtenga el contrato para su operación podrá elegir entre comprar diésel a Pemex o a privados, con diésel proveniente de EEUU.

“Vamos a inaugurar en 2023 el tren en los cinco tramos Palenque, Campeche, Yucatán, Cancún, Tulum; y en 2024 los dos tramos de Tulum-Carrillo Puerto-Escárcega, los que va a terminar el Ejército”, anunció el presidente Andrés Manuel López el pasado 1 de junio al dar el banderazo para el inicio de la obra.

En el resto del país, no se produce suficiente diésel para cubrir la demanda interna, principalmente utilizado para transporte de carga y pasaje.

De acuerdo con Petróleos Mexicanos (Pemex), al primer cuatrimestre de 2020 la producción nacional de diésel es de 113.7 mil barriles diarios y solo el 40 por ciento de esta producción es tipo UBA, mientras que la demanda es de 216.6 mil barriles diarios, es decir, hay un déficit de 102.9 mil barriles diarios.

Para cubrir la demanda, se importaron 141.9 mil barriles diarios, más del doble de lo que se produce.

En 2019, la Subsecretaría de Hidrocarburos de la Sener reportó que 35 por ciento de las importaciones de diésel las hicieron privados. El 65 por ciento restante corrió a cargo de Pemex a países como China, EEUU y Japón.

De acuerdo con las proyecciones de la Prospectiva de Petróleo Crudo y Petrolíferos 2018-2032, aun con la puesta en marcha de la nueva refinería, México seguirá importando diésel hasta por 61.6 mil barriles diarios entre 2023 y 2032.

Se esperaba que Pemex pudiera ofrecer diésel UBA a partir de 2019, pero el 16 de enero de ese año y por sugerencia de la secretaria de Energía, Rocío Nahle, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) extendió el plazo hasta el 1 de enero de 2025 para que se produjera diésel con azufre de 15 miligramos por kilo, ante la imposibilidad actual de producir ese combustible y cumplir la norma NOM-016-CRE-2016, Calidad de los Petrolíferos.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO