Contaminación

Gobierno de CDMX e IPN abren planta de biodiésel en Central de Abasto

Se desarrolló con base en la tecnología aplicada por el Centro Mexicano para la Producción Más Limpia (CMP+L) del Politécnico

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 31 de julio de 2020.— Para aumentar la generación de energía renovable en la Ciudad de México, la mañana de este jueves, la jefa de Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, y el director general del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Mario Alberto Rodríguez Casas, inauguraron una Planta de Biodiésel en la Central de Abasto de la Ciudad (Ceda).

Este espacio fue construido con la asesoría de especialistas de esta casa de estudios y con tecnología que desarrolló el Centro Mexicano para la Producción Más Limpia (CMP+L) del Politécnico, por lo que cumple con las normas emitidas por la Secretaría de Energía (Sener).

Sheinbaum Pardo agradeció la participación del IPN y la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (Sectei) para la realización de este primer ejercicio de energía renovable, que además demuestra que la academia y el gobierno tienen un potencial enorme de desarrollo.

Explicó que la producción de biodiésel, a partir del aceite usado de cocina, que generará esta planta, permitirá la operación de 200 autobuses con un 10 por ciento de mezcla con el diésel.

“Esta planta es una buena solución de ingeniería y de cuidado ambiental, y estamos orgullosos de nuestra contribución. En este proyecto, como en otros más, seguiremos siendo el aliado tecnológico del Gobierno de la Ciudad de México; colaboramos en el diseño y en su arranque y estabilización de la operación”, resaltó el director del IPN.

Indicó que el proyecto tiene un esquema de pentahélice, donde participan: gobierno, academia, empresas, sociedad y medio ambiente. “Este esfuerzo marcará una diferencia en la innovación tecnológica para la producción de biodiésel en México, ya que esta planta no genera aguas residuales y tiene ciclos regenerativos de calor, esto es, tampoco disipa calor al medio ambiente.”

Agregó que la planta se construyó con un catalizador específico y adecuado para el aceite vegetal; está diseñado con base en reingeniería de proceso, lo que permitió un combustible transferible y atractivo para los sectores social y productivo.

Mientras que la calidad del producto estará certificada por el Laboratorio Nacional de Desarrollo y Aseguramiento de la Calidad de Biocombustibles del CMP+L del IPN de conformidad con las normas internacionales en la materia, puntualizó.

Rodríguez Casas dijo que la ciencia y la tecnología están presentes en este proyecto, pero también hay beneficios sociales que derivarán de su operación, como el establecimiento de un laboratorio de innovación en bioenergía, con sede en la Ceda, “que será un espacio de aprendizaje y generación de nuevo conocimiento al estar abierto a estudiantes y académicos de cualquier institución educativa del mundo, mediante un programa de difusión de ciencia y tecnología”, agregó.

Finalmente, señaló que este proyecto servirá para el impulso de nuevas empresas de base tecnológica nacionales, que representarán fuentes de empleo para perfiles altamente especializados, principalmente en la alcaldía de Iztapalapa, pues el uso de biodiésel implicará mejoras en el corto plazo en la calidad del aire, porque será un combustible limpio.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO