Contaminación

En la minería, modernización sinónimo de cuidado ambiental

La industria minera se ve cada día más comprometida a operar con altos niveles de productividad y seguridad, así como una responsable protección al medio ambiente, ya sea en su parte exterior o en la subterránea.

De esta manera, la industria en sus múltiples operaciones cumple con los estándares y las regulaciones nacionales e internacionales, en aspectos como salud ocupacional, seguridad industrial y medio ambiente.

Diversas empresas ofrecen servicios, asesorías y desarrollo de proyectos de ingeniería dentro del ámbito denominado control ambiental en la industria minera. Se trata de profesionales de reconocida experiencia que participan en la elaboración de estudios, asesorías y proyectos, así como en el desarrollo de servicios e ingeniería de alto nivel de excelencia, buscando también niveles de costos muy ventajosos.

La preocupación empieza por la salud de quienes trabajan en esta actividad, con servicios que consideran la evaluación de gases existentes al interior de las faenas subterráneas, los cuales son producidos por las propias operaciones. Este tipo de servicios se centran en la evaluación de gases emitidos por equipos diesel, tronadura u otros, para posteriormente confrontar las concentraciones medidas con los valores máximos permitidos por la normatividad vigente, según el país que corresponda.

Por ejemplo, se realiza un muestreo gravimétrico y análisis gravimétrico de polvo respirable al interior de faenas subterráneas. También, se considera el análisis de contenido de sílice libre en el polvo muestreado, el cual es generado en las diferentes fases de explotación subterránea (perforación, tronadura, carga y transporte).

Ventilación principal en minas

Las asesorías abarcan sistemas de ventilación principal, dentro de las definiciones preliminares de nuevos proyectos de explotación (denominada ingeniería conceptual), asesorías frente a los requerimientos de rediseño de sistemas de ventilación en plena operación y optimización técnico–económica de sistemas de ventilación principal cuya operación involucra faenas productivas.

Al exterior de las actividades mineras existen instrumentos y sistemas que permiten medir la calidad del agua (subterráneas y superficiales), detectar y cuantificar los hidrocarburos in situ, equipos portátiles para toma de muestras de suelo y agua, detergentes y absorbentes biodegradables.

Por otra parte, debido a que la actividad minera afecta directamente al sector forestal, también se comercializan en el mercado mexicano accesorios, instrumentos y herramientas diseñadas para el combate de incendios forestales, para la reforestación y materiales para desarrollar los viveros.

Las normas oficiales mexicanas regulan los residuos generados por la industria minero-metalúrgica, tomando en consideración las propiedades que los hacen peligrosos y las condiciones en las cuales pueden constituirse en un riesgo para la salud y el medio ambiente.

Por último, constantemente se estudian nuevos métodos para prevenir o reducir la generación de ciertos elementos y facilitar su reuso o reciclado, en condiciones adecuadas desde el punto de vista ambiental.

Residuos peligrosos mineros

En la minería, las normas oficiales mexicanas consideran residuos peligrosos al antimonio (jales y colas provenientes de la concentración del mineral), óxidos de cobre (residuos provenientes de la concentración del mineral mediante la lixiviación por cementación de fierro seguida por precipitación del hierro, por vertido seguido por precipitación del hierro e in situ seguida por precipitación del hierro).

La pirita de cobre (jales de la concentración del mineral por las técnicas de flotación y lixiviado en tina y residuos provenientes de la concentración del mineral mezclados con óxidos de cobre usando la técnica de precipitación del hierro), plomo y cinc (jales provenientes de la concentración de los sólidos por flotación).

Aunado a ello, existe un punto relacionado con el beneficio de metales que incluye a la fundición de plomo primaria y secundaria, producción de aluminio, producción primaria y secundaria de cobre, producción de coque, producción de hierro y acero, producción de aleaciones de hierro, producción de compuestos de níquel y producción primaria de cinc.

Estos procesos pueden generar lodos, soluciones residuales, licores gastados, lixiviados, cenizas, escorias, aceites gastados y otros residuos de composición diversa. Existen otros sistemas aplicables a la minería y en los que se identifica la presencia de sustancias que hacen peligrosos a los residuos, como el relativo a los lixiviados que tienen constituyentes inorgánicos como el arsénico, bario, cadmio, cromo hexavalente, níquel, mercurio, plata, plomo y selenio.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO