Contaminación

CAMe comparte logros de 30 años de gestión de calidad del aire en ZMVM

Se realizó un balance histórico con autoridades y especialistas sobre las distintas etapas de los programas y resultados obtenidos para la gestión de la calidad del aire en la ZMVM (1990-2020)

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 22 de octubre de 2020.— Para evaluar los avances de los últimos 30 años para gestionar una mejor calidad del aire en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), conjuntamente con la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México (Sedema) y la Secretaría de Medio Ambiente del Estado de México (SMAEM) realizaron un encuentro virtual, con especialistas que han colaborado en el desarrollo e implementación en las distintas etapas de los Proaires.

En el “Encuentro Virtual a 30 años de gestión de calidad del aire en la Zona Metropolitana del Valle de México”, el Dr. Víctor Hugo Páramo, coordinador ejecutivo de la CAMe, dijo que el motivo de esta celebración es compartir las experiencias de acciones de alto impacto implementadas para mejorar la calidad del aire del Valle de México a lo largo del tiempo y lecciones aprendidas que servirán como insumo para la elaboración del nuevo Proaire de la ZMVM 2021-2030.

El titular de la Unidad Coordinadora de Participación Social y Transparencia de la Semarnat, Daniel Quezada Daniel, resaltó la voluntad política y la coordinación que a lo largo de más de 30 años han tenido los gobiernos de la Ciudad de México y del Estado de México con la autoridad federal, mediante acciones que han logrado avances significativos para mejorar la calidad de aire.

Explicó que en la actualidad la Semarnat trabaja en los Proaires sectoriales, enfocados a reducir emisiones en sectores como el de electricidad, principalmente. Destacó que la participación de la sociedad civil ha sido fundamental en este esfuerzo, y se ha mantenido a lo largo de los años con un alto grado de conocimiento y compromiso ambiental, lo que propicia una efectiva defensa de los intereses de toda la población y de la solución a este gran reto ambiental y de salud.

En su participación, Jorge Rescala, titular de SMAEM, destacó que el legado que dejó el Dr. Mario Molina en favor de la protección al ambiente permanecerá anclado históricamente a nuestro país y al mundo en general, porque su descubrimiento provocó que las naciones concretaran acuerdos en materia de mitigación del calentamiento global.

Mencionó que en este año el Estado de México concretó una inversión de 60 millones de pesos (mdp) para adquirir 11 nuevas estaciones de monitoreo de la calidad del aire y con ello alcanzar un total de 36 en el territorio mexiquense y refrendó la entera voluntad del gobierno del Estado de México de seguir trabajando en la gestión de la calidad del aire de forma coordinada para el bienestar y salud de más de 22 millones de habitantes.

En 1992, la Ciudad de México registró el valor más alto de concentración de ozono con 502 ppb (398 puntos Imeca) lo que originó el surgimiento del movimiento de la sociedad civil que presionó a los gobiernos a tomar acciones contra el enorme problema de contaminación del aire, y que dio pie a la creación por decreto presidencial de la Comisión para la Prevención de la Contaminación Ambiental para la ZMVM y del Fideicomiso Ambiental 1490 para financiar proyectos de protección ambiental en el Valle de México.

Rodolfo Lacy Tamayo, responsable de la Dirección de Medio Ambiente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), pieza fundamental en la elaboración del Programa Integral para el Control de la contaminación Ambiental PICCA en 1990, relató los desafíos y avances del programa que sentó las bases para los posteriores Programas de Monitoreo y de Gestión de la Calidad del Aire.

Señaló también que en los años ochenta, la mala calidad del aire era una de las principales preocupaciones de los habitantes del Valle de México. A partir de ello, el gobierno federal inició acciones de largo plazo para reducir las emisiones industriales. Años después se cerró en el DF la refinería 18 de Marzo de Petróleos Mexicanos (Pemex), el rastro de Ferrería y las ladrilleras de Tlatelolco.

Luisa T. Molina, presidenta del “Molina Center for Energy and the Environment” (MCE2), impulsora de diversos estudios científicos que en buena medida han dado soporte a Proaires, se dijo muy satisfecha de lo logrado por México, por lo que hoy es un modelo digno de seguir, además de sentirse orgullosa de haber sido parte de los programas para mejorar la calidad del aire en la ZMVM, junto con el Dr. Mario Molina, en los cuales la ciencia ha sido la base de la gestión de la calidad del aire.

Adrián Fernández, titular de la organización Iniciativa Climática de México (ICM), reconoció que pese a los grandes avances de las últimas décadas, aún estamos muy lejos de tener calidad de aire suficientemente buena. Aunque se han prevenido miles de enfermedades y muertes prematuras, aún hay mucho por hacer en las grandes ciudades para reducir la contaminación.

Para continuar avanzando recomendó mantener un elevado compromiso político que garantice la existencia de las instituciones, así como la planeación e implementación de las políticas ambientales, continuar reduciendo las emisiones de los vehículos nuevos y por supuesto, asegurar los recursos financieros necesarios.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO