Contaminación

Así se ve el daño de la ganadería industrial a la biodiversidad

La organización civil Igualdad Animal México lanzó una investigación realizada con drones, para denunciar los graves riesgos ambientales provocados por las granjas porcícolas en México

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 23 de julio de 2020.— La ganadería industrial tiene un impacto catastrófico en el planeta, en la salud de los humanos y en la vida de los animales, en el contexto del cambio climático y nuestro actual sistema de producción de alimentos basado en la ganadería industrial que tiene gran responsabilidad en esto.

Alrededor del 15 por ciento del total de las emisiones de gases de efecto invernadero a escala mundial son emitidos por esta actividad, por lo que el impacto medioambiental que tiene una dieta cárnica y derivados de origen animal es altísimo y provoca graves consecuencias a nuestra salud.

Ante la urgencia de detener este daño, la organización civil Igualdad Animal México, presentó la investigación “El Enemigo del Planeta”, realizada con drones que sobrevolaron dos granjas industriales de cerdos en Jalisco, que albergan a más de 89 mil cerdos.

Con los reportes obtenidos, los investigadores confirmaron la magnitud de los daños ambientales que ocasiona la ganadería industrial, así como las importantes emisiones de olores, gases y desechos sólidos y líquidos que contaminan la atmósfera y el agua emiten a la atmósfera, además aseguraron que existen discrepancias en las declaraciones de su consumo de agua y manejo de residuos.

“Tampoco existe información acerca de dónde obtienen agua, con qué permisos cuentan y quién verifica cómo se reporta y se paga. Medir el consumo de este recurso es indispensable ya que para producir un kilo de carne de cerdo, se necesitan 12 mil litros de agua potable, es decir, la crianza de cerdos para consumo humano, representa la utilización del 4 por ciento de toda el agua potable renovable de nuestro país.”

Por otro lado, el mal manejo y la falta de tratamiento de las heces y orina de los animales contaminan el suelo y del agua, y son un foco de enfermedades infecciosas para los humanos.

Los estanques aledaños a las naves porcícolas se acumulan de desechos que producen gases de efecto invernadero, provenientes de la orina y las heces de los cerdos y son refugio para más de 100 patógenos diferentes que causan enfermedades en los humanos. Tan solo en un gramo de excremento porcino pueden concentrarse hasta 100 millones de bacterias.

Se estima que tres de cada cuatro enfermedades infecciosas nuevas o emergentes en las personas provienen de los animales (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades).

Además, la investigación afirma que pese a estas irregularidades, estas granjas tienen permisos del gobierno para operar, aun con las condiciones inadecuadas en las que viven, para abaratar los costos de su crianza.

Cada año en México se matan más de mil 800 millones de animales para consumo humano, los cuales pasan toda su vida confinados en granjas, sometidos a prácticas crueles para terminar en un matadero.

Como parte de esta investigación, Igualdad Animal México presentó cuatro denuncias en contra de estas granjas, por hechos, actos y omisiones que pudiesen producir desequilibrio ecológico y daños al ambiente. Su intención es solicitar su clausura definitiva, la revocación de los permisos, licencias y autorizaciones de operación, así como la reparación del daño.

Estos no son casos aislados. Recientemente, la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proepa) ha realizado inspecciones y verificaciones que han derivado en la clausura parcial temporal en algunas granjas, finaliza la investigación.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO