Ciencia y tecnología

Túneles para el éxito agrícola

En la agricultura protegida, los túneles son estructuras que permiten controlar algunas variables ambientales y brindan beneficios diversos, ya sean micros, pequeños, medianos o de mayores dimensiones.

Una ventaja es su costo, ya que es una de las tecnologías más económicas y menos complejas de manejar. Además, permiten controlar en cierta medida la temperatura y los rendimientos que logra el productor son aceptables.

En microtúneles, por ejemplo, la productividad aumenta hasta cinco veces respecto a cielo abierto. Es una estructura sencilla, fácil de instalar y los mismos agricultores lo pueden hacer.

En México, los microtúneles se han desarrollado en forma creciente, sobre todo en el noroeste del país, y en la parte central comienzan a emplearse en la producción de nopal, principalmente en Teotihuacán, Estado de México, y se están expandiendo hacia otros lugares, señala el especialista Aurelio Bastida Tapia, investigador de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh).

Los túneles también se utilizan en el lago de Chapala en producción de frambuesa, zarzamora y otras frutas de exportación, o en Villa Guerrero, Estado de México, donde la floricultura es intensiva.

El también doctor por la Universidad Politécnica de Valencia, España, destaca que en el ámbito tecnológico y a diferencia de la producción a campo abierto, los túneles evitan la entrada de lluvia, hacen posible modificar algunos grados la temperatura y protegen a los cultivos de plagas y enfermedades.

Una desventaja de los túneles es que no se puede tener un control climático total como en un invernadero, porque el volumen de aire que encierra no es suficiente para mantener estabilidad en la temperatura; mientras que en los invernaderos sí se logra y se alcanzan rendimientos 10 veces superiores en relación con campo abierto.

Tipos de estructuras

En la región central de México encontramos diferentes tipos de estructuras, dentro de las cuales, por superficie, en primer lugar se ubican los macrotúneles con 2,355 hectáreas que representan el 60 por ciento del total de la superficie cubierta; en segundo lugar están los invernaderos tipo túnel con unas 853 hectáreas, que corresponden al 22 por ciento de la superficie total; otras 326 hectáreas son de invernaderos tipo capilla representando el 8 por ciento de la superficie; los minitúneles o miniinvernaderos se ubican en el cuarto lugar con 115 hectáreas que representan cerca del 3 por ciento de las cubiertas, le siguen los invernaderos dientes de sierra con 107 hectáreas que representan 2.73 por ciento.

Las casas sombra suman cerca de 100 hectáreas con el 2.5 por ciento del total de superficie cubierta, después se ubican los invernaderos elípticos con 52 hectáreas que representan el 1.33 por ciento y por último están los invernaderos tipo parral con unas 15 hectáreas que tan sólo representan un 0.38 por ciento del total.

Invernaderos dientes de sierra

Tienen de ocho a 10 metros de ancho, de 4.5 a siete metros de alto, con largos de 30 a 100 metros, y sólo se encuentran en baterías. Existen sin ventila cenital y con ventilas cenitales frontales que son los más comunes, en ambos casos llevan ventilas laterales. Se ubican en varias regiones, principalmente en Veracruz, Hidalgo, Jalisco, Morelos y Colima.

Túneles o macrotúneles

Son estructuras de poca altura que se emplean para muchos tipos de cultivos, incluyendo la producción de hortalizas. Sus dimensiones sí permiten trabajar en su interior. La medidas más comunes son de 1.8 a 3.5 metros de alto, con anchos variables desde 1.5 hasta siete metros y largos desde cinco hasta 100 metros. Se ubican en la mayoría de las regiones, particularmente en los estados de Puebla, Morelos, Distrito Federal, México, Guanajuato y Jalisco.

Invernaderos tipo túnel

Existe una amplia variedad de estructuras que se clasifican en los siguientes tipos: túnel clásico o semicircular, los cuales por su forma no pueden disponerse en batería sólo estructuras unitarias; túnel con paredes rectas, y tipo túnel con paredes o ventilas laterales inclinadas. Estos dos últimos pueden ser sin ventilas cenitales o con ellas.
Los invernaderos tipo túnel son los que más abundan en la región centro de México.

Miniinvernaderos o minitúneles

Son estructuras pequeñas que se emplean para almácigos, producción de plántula y cultivo de porte bajo sembrados en hileras. Su reducido tamaño no permite laborar en su interior. Por lo general miden de uno a 2.5 metros de ancho, con una altura que va de 0.8 a 1.8 metros y largos variables de entre cinco y 30 metros, aunque pueden existir unidades de 50 metros de largo.

Se encuentran principalmente en zonas de Cuernavaca, Morelos, en Xochimilco, Distrito Federal, y Teotihuacán, Estado de México. La mayor parte son tipo túnel y en menor cantidad tipo capilla a dos aguas.

La ventilación se realiza levantando uno o ambos extremos de la cubierta, en otros casos se emplean plásticos perforados para facilitar el intercambio gaseoso y evitar que las temperaturas se eleven demasiado.

Invernadero tipo túnel de paredes rectas y sin ventilas cenitales

Tienen sólo ventilas laterales, abundan en toda la región central, sobre todo como naves individuales. Por lo general son estructuras de cinco a 12 metros de ancho y de tres a ocho metros de altura total, con largos variables que van de 20 a 100 metros, siendo de 30 a 50 metros los más comunes.

Invernaderos tipo túnel con ventilas cenitales y laterales

Por lo general tienen las mismas dimensiones que los anteriores y se encuentran en la mayor parte de las regiones del país.

Forman parte de grandes complejos agroindustriales. Los primeros que se instalaron llevan ventilas cenitales estáticas o fijas.

En los últimos tiempos se están construyendo los invernaderos con ventilas cenitales dinámicas o abatibles, que están dotadas con sistema de rack o cremallera para abrir o cerrar cuando sea necesario.

Macrotúneles con paredes verticales

Los hay de diferentes tipos, semicirculares unitarios o con paredes rectas que pueden ser estructuras unitarias o en batería y en menor medida se encuentran algunos en forma de capilla.

Por lo común cuentan con ventilas laterales que se abren y cierran en forma manual. En varias regiones sólo llevan cubierta en la parte superior, mientras los frentes y laterales están descubiertos.

Invernaderos tipo capilla

Estas estructuras miden de cinco a 11 metros de ancho y de 5.5 a siete metros de alto, con largos variables de 20 a 100 metros. La mayoría son en batería, aunque se encuentran algunas estructuras individuales, y se localizan en varias regiones. Los hay con ventilas cenitales y sin ellas.

Invernaderos elípticos

Estas estructuras se caracterizan por medir de 10 a 20 metros de ancho con alturas de 3.5 a cinco metros y largos de 50 a 70 metros. Se ubican principalmente en el área de Texcoco y Atlacomulco, ambos en el Estado de México.

Invernaderos en batería

La mayor superficie corresponde a invernaderos en batería, donde encontramos desde dos naves que cubren unos 400 metros cuadrados, hasta 60 naves que comprenden 10 hectáreas bajo una misma cubierta. El primer caso abunda en toda la región, mientras el último se refiere a una empresa que se ubica en Pastejé, México, cerca de Toluca.

Superficie y porcentaje por tipo de estructuras

Tipo de estructura – Superficie (ha) – Porcentaje
Macrotúneles – 2 355 – 60.06
Invernaderos tipo túnel – 853 – 21.75
Invernaderos tipo capilla – 326 – 8.31
Minitúneles – 115 – 2.93
Invernaderos diente de sierra – 107 – 2.73
Casas sombra – 98 – 2.50
Invernaderos elípticos – 52 – 1.33
Invernaderos tipo parral – 15 – 0.38
Total – 3921 – 100.00

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO