Tecnología lidar
Ciencia y tecnología

Tecnología lidar saca a la luz la magnificencia de la cultura maya

Lidar es un sistema de pulsos láser que ha permitido revelar la verdadera magnitud de grandes vestigios arqueológicos en México

Ciudad de México, 7 de julio de 2020.— Recientes estudios hechos con tecnología lidar (Light Detection and Ranging), que consiste en la obtención de imágenes mediante emisión de millones de pulsos láser lanzados desde drones o aeronaves, han permitido recrear digitalmente vestigios arqueológicos de grandes extensiones de terreno, aun bajo una densa vegetación.

Entonces se pueden conocer a detalle las formaciones del relieve, sin importar qué haya encima de ellas, y confirmar la magnitud de una ciudad actualmente extinta.

“Normalmente tomamos en cuenta 15 puntos láser por metro cuadrado. Con esto se genera una nube de puntos. Las diferentes clasificaciones de esta nube generan una topografía del suelo, gracias a algoritmos matemáticos que pueden quitar el efecto de la vegetación”, explica José Luis Punzo Díaz, profesor-investigador en arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Para diagramar un espacio, los pulsos de lidar se detienen con la primera superficie sólida con la que se encuentran. Por ejemplo, una serie de árboles, pero algunos traspasan y tocan el suelo. “Eso es lo que permite retirar todos los puntos de arriba y hacer un mapa topográfico de la parte de abajo, es decir, de solamente los puntos que pegaron en el suelo”, agrega el investigador.

Esta tecnología ha sido aplicada en la península de Yucatán desde hace unos cinco años para buscar ruinas, sobre todo en regiones densamente pobladas donde es difícil observar a simple vista elementos arqueológicos.

“Ha resultado una revolución en el hallazgo de sitios arqueológicos, que el análisis de lidar ha dado. Se sabía que los mayas eran excelentes ingenieros en hacer caminos, pero con el lidar se pudieron ver estos senderos en toda la península para darnos cuenta que en verdad era cierto. Fue algo impresionante”, agrega Rodrigo Esparza López, profesor investigador del Centro de Estudios Arqueológicos del Colegio de Michoacán.

Este investigador señaló que equipos de universidades de EEUU han colaborado con investigadores mexicanos para hacer estudios mediante lidar de gran parte de la península de Yucatán. Ellos han encontrado varios sitios arqueológicos, prácticamente el doble de lo que se tenía reportado. Además, los que ya se tenían registrados resultaron ser más grandes de lo que se pensaba.

“En general, lidar ha servido para hacer una guía y planear excavaciones. En Tabasco recientemente encontraron un sitio impresionante y, gracias a esta tecnología, ahí pudieron identificar una de las estructuras más grandes de la cultura maya: mide casi 500 metros de largo. Si no tuviéramos esta herramienta, no se hubiera hecho tan fácilmente el descubrimiento”, explica.

“Por ello, lidar ha sido un parteaguas en la arqueología de este siglo. Sin embargo, sigue siendo una tecnología muy cara. Cuando empiece a abaratarse, será más accesible y podrán hacerse muchos otros sorprendentes hallazgos porque será un paso más para hacer una investigación de gran envergadura, para tener una idea más clara del terreno que hay que explorar y así tener como una fotografía de rayos X de cada sitio arqueológico”, comenta Esparza.

Mientras que el doctor Punzo agrega: “El verdadero reto y el mayor tiempo de trabajo no tiene que ver con la adquisición de información, sino con las tareas especializadas que el arqueólogo tiene que desarrollar posteriormente. Esta tecnología solo ofrece modelos matemáticos, no la realidad. Lo que el sensor localiza y nosotros procesamos e interpretamos como un rasgo arqueológico, no lo vamos a desarrollar hasta que no lo vayamos a ver al campo”, concluye.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO