Ciencia y tecnología

Soluciones digitales innovadoras para construir ciudades inteligentes

Deben garantizar la optimización de los costos, mejorar y mantener su atractivo, actuar de manera eficiente y cumplir las expectativas de sus habitantes

Nicolás Prego*

En la actualidad, las ciudades deben adaptarse a diferentes desafíos para aumentar su atractivo al mismo tiempo que mejoran la calidad de vida de sus habitantes, para convertirse en auténticas “ciudades del mañana”. Un ejemplo de estos retos y la forma en la que se han abordado se presenta en las ciudades francesas de Dijon y Saint-Etienne, que han decidido apostar por la innovación y a las soluciones digitales.

La constante aparición y evolución de nuevas tecnologías supone un reto para las ciudades que intentan adaptarse a esta nueva era. Para aspirar a ser ciudades inteligentes (smart cities), deben garantizar la optimización de los costos, mejorar y mantener su atractivo, actuar de manera eficiente y cumplir las expectativas de sus habitantes.

Para poder hacer frente a las vulnerabilidades de una ciudad es imprescindible tener conocimiento del ecosistema urbano en toda su complejidad. En el caso de Saint-Etienne, nos encontramos frente a una ciudad que se enfrenta a una pérdida demográfica en su centro urbano y una concentración de habitantes en las periferias, así como una disminución de su actividad económica, precariedad de sus habitantes, un aumento de las desigualdades sociales y la necesidad de mejoras en el ámbito de la renovación urbana.

“Digital Saint-Etienne”: El nacimiento de una Smart City
Para mejorar esta situación, nosotros en SUEZ, junto con la ciudad de Saint-Etienne, hemos puesto en marcha el proyecto “Digital Saint-Etienne”, una herramienta al servicio de la ciudad que consiste en una plataforma numérica y abierta de datos urbanos accesible para todos sus habitantes. Con este proyecto se pretende mejorar el atractivo del territorio, la calidad de vida de sus habitantes y del medio ambiente y la eficiencia de los servicios y transportes urbanos, garantizando la seguridad de los residentes y creando vínculos sociales gracias a la implicación de la ciudadanía.

Este proyecto consiste en la puesta en marcha de una herramienta numérica al servicio de la metrópolis de Saint-Etienne y de sus habitantes. Esta plataforma recoge, gestiona y trata los datos urbanos evolutivos, abiertos y multiusos provenientes de sensores inteligentes localizados en zonas estratégicas del territorio: los flujos de datos en tiempo real llegan para completar los datos ya existentes, creando de esta forma un sistema evolutivo.

Una red de telecomunicaciones completa el proceso para que los habitantes puedan tener acceso a la información en tiempo real desde sus dispositivos móviles. Para ello, nuevas terminales wifi específicas fortalecen las infraestructuras informáticas ya existentes y garantizan la centralización de los datos en un data center. El proyecto incluye también el desarrollo de diversas herramientas digitales que, según las necesidades de los habitantes de la metrópolis de Saint-Etienne, completan la plataforma con aplicaciones móviles de acceso a informaciones concretas.

Con la total apertura del acceso a los datos y gracias a las técnicas de data visualización y data difusión, la información llega a los usuarios y estos pueden utilizarla. De este modo, cualquiera puede hacer uso de la plataforma y los datos proporcionados, ya sean los ciudadanos, los mandatarios y las autoridades locales o los visitantes (provenientes de periferias o turistas) y utilizarlos para mejorar su día a día.

“Grand Dijon”: monitoreo para una mayor seguridad y gestión de los recursos urbanos
Por otra parte, en un contexto de fuerte densidad urbana, de envejecimiento de la población y de migración de los jóvenes activos hacia la periferia, la ciudad de Dijon tiene la necesidad de preservar su patrimonio histórico, arquitectónico y agrícola y disminuir la presión financiera.

Por ello, en el ámbito del proyecto “Grand Dijon”, el territorio ha decidido apostar por la puesta en marcha de una solución única en el país: el hipervisor, desarrollado por SUEZ, Bouygues Energie & Services y Citelum para proporcionar a los habitantes de la ciudad un centro de supervisión para manejar y pilotar el perímetro urbano. Este proyecto garantiza el aumento del atractivo de la metrópolis de Dijon, así como numerosos beneficios en el ámbito de la seguridad urbana, la afluencia de tráfico o el ahorro energético del alumbrado público, entre otros.

Esta herramienta se conoce como “hipervisor”, un sistema evolutivo de gestión centralizada del espacio urbano, que consiste en un puesto de control y mando centralizado (PCMC), una torre de control, que garantiza una supervisión eficiente del perímetro urbano en su totalidad.

Este mecanismo se apoya en tecnologías muy avanzadas en el ámbito del almacenamiento y tratamiento de datos masivos, así como en herramientas conectadas innovadoras como sensores inteligentes, terminales wifi públicos, etc. Diversos servicios públicos como la gestión de los semáforos, el alumbrado urbano, los sistemas de videovigilancia o la regulación del tráfico están centralizados en un mismo PCMC desde el cual se puede actuar en caso de percances, como accidentes de la circulación, para avisar a las autoridades locales y regular la flota municipal en consecuencia.

Se trata de una solución realmente innovadora —activa 24 horas al día los siete días de la semana—, la única que puede monitorear varios flujos y servicios urbanos. Gracias a esta utilidad, los ciudadanos pueden contribuir a mejorar su ciudad avisando, por ejemplo, en caso de accidente o de presencia de desechos en el área urbana con sus dispositivos móviles para que las autoridades locales o los servicios públicos puedan realizar su trabajo y optimizar el plazo de intervención. También tienen acceso a información como puede ser la calidad del aire o el estado del tráfico, gestionando de esta manera el riesgo ambiental y minimizando los problemas de circulación.

Estas soluciones son un claro ejemplo de cómo la tecnología está al servicio de las personas, ya sean ciudadanos, turistas o autoridades locales y cómo su uso tiene numerosas ventajas para un colectivo local y permite mejorar notablemente la calidad de vida de manera cotidiana. Y un aspecto fundamental: estos sistemas son totalmente replicables a otras ciudades, especialmente aquellas cuya tendencia es transformarse en breve en ciudades inteligentes.

* Director Técnico del área de Smart & Resourceful Cities en SUEZ.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO