Ciencia y tecnología

Pañales desechables para la agricultura

Desde hace poco más de 30 años los pañales desechables forman parte de los productos de uso cotidiano y han facilitado la convivencia de las familias.

Sin embargo, su vida útil es muy corta y su disposición final no ha sido prevista por los fabricantes. Su proceso de degradación dura varios años y genera efectos adversos al medio ambiente.

Tras realizar algunos experimen

tos, investigadoras de la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco (UAM-A) y de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) propusieron que los pañales desechables se utilicen en el sector agrícola para retener humedad en suelos degradados. Esto es una alternativa prometedora para la recuperación de suelos degradados por carencia de agua.

El material superabsorbente que contienen los pañales desechables es un polímero sintético no degradable, descrito comercialmente como poliacrilato de sodio; es altamente hidrofílico, es decir, puede absorber hasta 500 veces su peso de agua transformándose en un gel, explican Rosa María Espinosa Valdemar e Irma Delfín Alcalá, investigadoras de la UAM y de la UNAM, respectivamente.

El pañal desechable usado es un residuo disponible como “basura” en todas las regiones de México y no tiene costo alguno. El agricultor sólo tendría que acondicionarlos (trocearlo y retirar el plástico) antes de extenderlo como una capa a 8-10 cm de la superficie de cultivo, exponen las especialistas en su estudio la Recuperación de un agrogel a partir de un residuo municipal: pañales desechables.

La propuesta de utilización de este residuo puede ser útil a autoridades municipales interesadas en recuperar zonas que se han convertido en áridas por escasez de agua, a la vez que necesitan ampliar el tiempo de vida de los sitios de disposición final de los residuos sólidos municipales.

Para evitar la acumulación de plásticos, estos materiales deberían separarse (y enviarse a recuperación), como parte del acondicionamiento del residuo de pañal.

Al emplear el pañal en el sector agrícola, más tarde o más temprano, añaden, la celulosa del pañal será desintegrada, bien porque se mineralice y libere al ambiente como dióxido de carbono (CO2) o porque se convierta en biomasa de los propios organismos degradadores; en cambio, los materiales plásticos: polietileno, polipropileno y poliuretano, no serán afectados.

La presencia en el suelo de esos polímeros resistentes es un aspecto que debe considerarse, pues si bien no representan un riesgo de toxicidad para los cultivos, sí causan contaminación visual, y en grandes volúmenes pueden afectar la humectación del suelo, por lo que deben ser eliminados en una etapa previa, advierten las investigadoras.

Conclusiones

Las expertas comentan que los resultados del ensayo preliminar parecen indicar que en el suelo degradado con que se trabajó en este experimento, el material superabsorbente retuvo la humedad. A diferencia del control sin polímero, en el tratamiento utilizado se favoreció, no sólo el proceso de germinación sino el crecimiento de las plántulas.

En el ensayo a escala experimental no hubo diferencias significativas entre el tratamiento con capas de pañal de 10 cm y el de 15 cm de grosor. Ambos fueron eficaces para proporcionar y mantener en el suelo un buen porcentaje de humedad, que sería conveniente para permitir la germinación de semillas.

En la mezcla suelo-pañal, aparentemente se perdieron las cualidades de retención de agua del material superabsorbente, por lo que el combinar el suelo con el residuo de pañal no sería eficaz para el fin que se busca, promover y mantener el contenido de humedad en un suelo.

Comentarios

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO