Ciencia y tecnología

Larvas de solitaria, nuevo tratamiento contra cáncer de colon

Este parásito libera ciertas sustancias que inhiben la producción de moléculas que dañan el tejido intestinal

Teorema Ambiental/Redacción

Investigadores de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM descubrieron que ciertas sustancias liberadas por la fase larvaria de la solitaria (Taenia crassiceps) le permiten defenderse de la inflamación que usa el sistema inmunológico para eliminarlas.

“Mucho tiempo hemos estudiado cómo este parásito se defiende de la respuesta inmune de su portador”, explicó el investigador Ignacio Terrazas Valdés, coordinador de la Unidad de Investigación en Biomedicina de la máxima casa de estudios.

Esta inflamación juega un papel importante en la aparición de diferentes tipos de cáncer. Por ejemplo en el caso del cáncer de colon, los investigadores encontraron que, mientras la inflamación aguda puede tener un efecto benéfico, la inflamación crónica contribuye a que esta enfermedad se desarrolle.

“Está comprobado que, si se controla el proceso inflamatorio crónico, es posible retardar la aparición de este tipo de cáncer”, señala el investigador. En el proceso inflamatorio asociado al cáncer de colon interviene una proteína del grupo de las citocinas conocida como factor de necrosis tumoral alfa, o TNFα por sus siglas en inglés, la cual es liberada por diferentes células del sistema inmune. El TNFα participa, junto con otras moléculas con las que está relacionado en la fase aguda de la reacción inflamatoria y en la producción de óxido nítrico y peróxido de hidrógeno, sustancias que causan mucho daño al tejido circundante.

“Aunque en una infección atacan al parásito, estas moléculas favorecen la inflamación y desarrollan del cáncer de colon”, explica.

Ante una infección por la fase larvaria o cisticerco de Taenia solium, el sistema inmunológico desata un proceso inflamatorio al que este persiste. En un modelo experimental, los investigadores vieron que, para defenderse de la respuesta inflamatoria, el parásito libera ciertas sustancias que inhiben la producción del TNFα y de las otras moléculas.

solitaria-cancer01

“Nos hicimos una pregunta muy sencilla: ¿qué tal si lo utilizamos y vemos si tiene un efecto in vivo? A mí me interesaba la interacción entre el sistema inmune y ese parásito, qué hacía para sobrevivir, cómo modulaba la respuesta inmune de su portador para permanecer en él por años”, indica el investigador.

Terrazas Valdés y sus colaboradores infectaron ratones con Taenia crassiceps y esperaron a que se estableciera el parásito en ellos; a continuación, les indujeron el cáncer de colon. El número de tumores que aparecieron en los animales infectados con el parásito fue mucho menor que el que apareció en los animales control, que no fueron infectados.

En los primeros, la cantidad de tumores disminuyó hasta en 50 por ciento y algunos no desarrollaron tumores. “Este resultado fue muy interesante, porque no imaginábamos que un parásito pudiera hacer que disminuyera la aparición de tumores cancerosos”, refiere.

A diferencia de la solitaria, que se desarrolla en el intestino, Taenia crassiceps habita en el peritoneo. Mientras el parásito está vivo, secreta algunas sustancias al microambiente que inhiben la respuesta inmune y la inflamación.

En la actualidad, la tendencia es recurrir a las terapias combinadas para tratar el cáncer. Hasta hace poco, en todos los tipos de cáncer de colon se usaba 5-fluorouracilo como tratamiento de elección; y si este no funcionaba, cisplatino. “Queremos poner en marcha una terapia combinada en animales a partir de las etapas intermedias del cáncer de colon, para demostrar que es posible mejorar el tratamiento clásico de esta enfermedad”, comenta.

En la edición de agosto de 2014 de la publicación australiana International Journal of Biological Sciences apareció el primer trabajo de los investigadores universitarios sobre Taenia crassiceps y el cáncer de colon: Extraintestinal helminth infection reduces the development of colitis-associated tumorigenesis; de inmediato fue reconocido por la comunidad internacional que estudia este tipo de cáncer.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO