Ciencia y tecnología

Lanzan primera embarcación fluvial propulsada por hidrógeno

Se calcula que el transporte marítimo emite unos 940 millones de toneladas de CO2 al año, por lo que dicha industria recibe cada vez más presiones

Teorema Ambiental/Redacción

ABB, una empresa francesa enfocada en la automatización industrial y robótica, lanzó un nuevo sistema de propulsión para barcos que navegan en aguas interiores, que operará por el río Ródano, cuya mayor innovación es que funciona exclusivamente con pilas de combustible de hidrógeno.

El desarrollo es parte de su colaboración con Flagships, una iniciativa financiada por la Unión Europea (UE) para desplegar embarcaciones de uso comercial con cero emisiones para transporte terrestre y navegación de corta distancia. La distribución será a través de su filial Compagnie Fluviale de Transport (CFT), cuya entrega está prevista para 2021. Como el hidrógeno para las pilas de combustible procederá de energías renovables en tierra, todo el ciclo energético de los barcos estará libre de emisiones.

“CFT lleva más de medio siglo innovando para mejorar las vías navegables interiores. Impulsar el transporte fluvial de forma sostenible constituye un nuevo tipo de reto, pero es fundamental que reduzcamos las emisiones en las vías navegables interiores de Europa y, concretamente, en los centros urbanos. Con este proyecto, nuestro objetivo es recalcar que la navegación sin emisiones es factible y comercialmente viable”, declaró Matthieu Blanc, director de operaciones de CFT.

“Al asumir un papel activo en la iniciativa Flagships, ABB sigue ampliando los límites de la movilidad eléctrica en el transporte náutico”, dijo Peter Terwiesch, presidente del negocio de Industrial Automation de ABB.

Desde que comenzara el proyecto Flagships, en enero de 2019, ABB ha trabajado estrechamente con VTT, una organización finlandesa dedicada a la investigación y coordinación de proyectos, y Ballard Power Systems Europe, uno de los principales proveedores mundiales de soluciones innovadoras de pilas de combustible de energía limpia, para desarrollar una instalación que permita operar las embarcaciones con una pila de combustible de 400 kilovatios.

El objetivo del proyecto es demostrar que las pilas de combustible son una solución de propulsión práctica y asequible para los armadores y constructores de barcos de tamaño medio que transporten más de 100 pasajeros o un volumen de carga equivalente por tierra o aguas litorales, así como hacer una evaluación del impacto operativo que supone el cambio al hidrógeno como combustible.

Una vez instalada la planta de generación de potencia basada en pilas de combustible, el plan es operar la embarcación diariamente, prestando especial atención a los procedimientos de repostaje necesarios para cumplir con el programa de operaciones. Por tanto, las pruebas también proporcionarán información sobre el desarrollo y la optimización de la infraestructura de repostaje que precisan las pilas de hidrógeno en las operaciones náuticas.

Se calcula que el transporte marítimo emite unos 940 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año, por lo que dicha industria recibe cada vez más presiones para emplear medios que reduzcan los contaminantes nocivos. La Organización Marítima Internacional, organismo especializado de las Naciones Unidas que se encarga de la seguridad y protección del transporte marítimo, se ha propuesto para 2050 reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de las embarcaciones al menos un 50 por ciento con respecto a 2008, con el objetivo de eliminarlas por completo progresivamente.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO