Ciencia y tecnología

Investigación microbiológica para combatir enfermedades animales

El Departamento de Microbiología e Inmunología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) es uno de los que cuentan con más personal académico y a su vez con una calidad que logra un grado de excelencia académica.

Perteneciente a la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, esta división surgió de la fusión entre el departamento de bacteriología y micología, y el de virología e inmunología.

Las actividades de este departamento están enfocadas a tres vertientes principales, las cuales son: docencia, investigación y servicios.

La docencia abarca lo que es, por una lado, especialidad en bacteriología y micología, por otro lado, la rama de virología y, finalmente, lo que es el área de inmunología. El plan de estudio de la facultad consiste en el nivel básico (licenciatura), el posgrado, enfocado principalmente al diagnóstico bacteriológico y micológico, el cual está abierto a que sea cursado por médicos veterinarios tanto nacionales como extranjeros, destacando la participación de alumnos de Centroamérica.

Según Francisco Suárez Güemes, jefe del Departamento de Microbiología e Inmunología, tanto en maestría como en doctorado se realizan importantes proyectos de investigación, entre los que habrá que destacar los estudios sobre salmonelosis aviar, tuberculosis, bolemia, brucelosis y zoonosis.

En términos generales, el objetivo del plan de estudios de la facultad, desde la licenciatura hasta los posgrados y el doctorado, consiste en formar recursos humanos de alto nivel y con excelencia en investigación científica. Los egresados tendrán la capacidad para realizar investigaciones independientes y orientarlas fundamentalmente a la búsqueda de soluciones prácticas a los problemas del desarrollo socioeconómico, científico y tecnológico regional.

Además, es importante que sean capaces de dirigir grupos de investigación, formular y presentar propuestas de financiamiento para sus proyectos de investigación ante las agencias correspondientes, publicar y presentar resultados de las investigaciones en medios especializados y en congresos científicos nacionales e internacionales.

Por último, deben conocer los procedimientos para establecer una vinculación con los sectores productivos, con el objeto de favorecer la transferencia de sus conocimientos científicos y desarrollos tecnológicos.

Combatir enfermedades

Suárez aseguró que una de las principales problemáticas del país consiste en hacerle frente de manera eficiente y con prontitud a una enfermedad bacteriana como la brucelosis, ya que se trasmite al ser humano. Los rumiantes, entre los que se encuentra la cabra, son los principales transmisores de esta enfermedad y, a pesar de que la manera más eficiente para matar la bacteria es hirviendo la leche, se tienen que tomar también medidas de control estrictas, elaborar diagnósticos previos y pruebas de estudio de los mecanismos de patogenesidad.

Mediante investigaciones inmunógenas (aplicación de vacunas), el departamento ofrece apoyo a infinidad de empresas ganaderas y a diversos laboratorios del país. La rabia continúa siendo un problema importante en México, sobre todo la que es transmitida por murciélagos, aunque cada día adquiere mayor interés por parte de la comunidad científica.

Las investigaciones que se llevan a cabo en la facultad están financiadas con fuentes alternas al presupuesto propio de la UNAM y entre éstas habrá que destacar la del Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica (PAPIIT) y la del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Suárez destacó también que existe un convenio con la Universidad de Texas A&M, para la realización de diferentes investigaciones, impartición de cursos cortos e intercambio de estudiantes.

El presupuesto promedio que se ejerce en cada proyecto es de aproximadamente un millón y medio de pesos, el cual debe realizarse en tres años, aunque existen otros que requieren de mayor tiempo y obviamente de más recursos financieros.

Servicios

El funcionario mencionó que en el área de servicios se ofrece la constatación de biológicos, que consiste en que antes de que los diversas empresas farmacéuticas del país lancen sus productos al mercado, el departamento de microbiología e inmunología verifica la calidad de los mismos, su efectividad, su pureza, las concentraciones que tienen, la adecuada etiqueta del producto y los permisos para la venta. Los laboratorios de la facultad están certificados por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) y compiten con otros muchos existentes en el país.

Otro proyecto importante que se lleva a cabo en el departamento es el referente al área de micobiología, donde se estudian los diferentes hongos que existen y las enfermedades que producen. Estos proyectos forman parte de investigaciones específicas, entre las que habría que incluir la aplicación de vacunas.

Asimismo se debe destacar el servicio de diagnóstico de enfermedades en los animales, en donde hemos identificado en conjunto un registro de cerca de tres mil casos al año, lo cual es muy benéfico para la docencia.

Se trata de asuntos de interés académico que ayudan a los alumnos a enfrentarse a la vida real, aunque sus prácticas se lleven a cabo en las granjas de la facultad.

Para Suárez, en términos generales, la realidad pecuaria del país consiste en que hace falta desarrollar una industria del Primer Mundo.

Sin embargo señaló que el sector avícola es de los más avanzados, en contraste con el sector caprino que es el más atrasado porque está a cargo de la gente más pobre del país. La leche de cabra se consume muy poco, alguna se industrializa mediante pasteurización y otra cantidad se utiliza para elaborar cajeta.

En opinión de Suárez, la industria porcícola ha presentado un buen desarrollo, aunque el problema actual consiste en la falta de competitividad en los precios.

A pesar de que la población de México es buena consumidora de carne de borrego, esta industria ha presentado una disminución importante en su producción, superada por la industria avícola, que cada día mejora y esto en gran parte por la baja en los precios de los productos.

El Departamento de Microbiología e Inmunología está consciente de la necesidad de hacer más estricta la vigilancia de productos que serán usados en animales, con el único propósito de tutelar y proteger la salud humana y consecuentemente la animal.

Asimismo, constatar que los productos de origen animal que se van a consumir no representen un riesgo y vigilar que los animales y sus productos no se encuentren enfermos o que no se les apliquen sustancias nocivas para el consumidor.

Mientras el departamento hace su parte, es responsabilidad de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural y Pesca realizar las inspecciones o verificaciones sanitarias en los puntos de entrada al territorio nacional de productos extranjeros para consumo humano, para que se cumplan tanto las normas oficiales mexicanas, como la de infraestructura de inspección, verificación y análisis.

Según Suárez, el egresado de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia es un profesional comprometido con el desarrollo integral de la ganadería del país, protegiéndola de enfermedades y plagas que podrían acabar con la misma.

El alumno está capacitado y cuenta con instrumentos adecuados, rápidos y sustentados en derecho para hacer frente a las emergencias zoosanitarias, detectadas vía análisis de riesgo zoosanitario.

De hecho, dentro de las iniciativas de reformas y adiciones que se le han efectuado a la Ley Federal de Sanidad Animal, están el considerar como prioridad nacional la protección a la población de enfermedades derivadas del consumo de mercancías de origen animal y que para la efectiva independencia alimenticia de éstos productos, es necesario considerar la protección del hato nacional.

Así, el departamento se apega a lo establecido por la Ley Federal de Metrología y Normalización en la aprobación de médicos veterinarios, de organismos nacionales de normalización, de organismos de certificación, unidades de verificación e inspección y laboratorios de prueba en materia zoosanitaria.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO