Ciencia y tecnología

Inauguran primera planta desalinizadora para uso agrícola en BC

La instalación forma parte de una estrategia de la empresa BerryMex para el cultivo de berries en la región, en busca de autosuficiencia de recursos hídricos

Teorema Ambiental/Redacción

La zona de San Quintín en el estado de Baja California permite realizar actividades agrícolas prácticamente todo el año. Sin embargo, esta región enfrenta el problema de la escasez de agua dulce para las labores de riego, por lo cual no se había podido ordenar el crecimiento de la actividad agrícola, para no afectar a las comunidades aledañas ni a los mantos acuíferos presentes en la zona.

Debido a la sequía ocurrida entre 1985 y 2015, la superficie destinada a la agricultura disminuyó 72 por ciento, de 28 mil hectáreas a siete mil 889, aunque la agricultura se mantiene como la principal actividad económica de la región.

Para mitigar esta problemática, la empresa Berry Mex inauguró la primera planta desalinizadora de agua de mar, con un modelo pionero en el continente, que permitirá la irrigación integral de sus campos de cultivo, sin afectar las fuentes de agua dulce de la zona y promoviendo el desarrollo sostenible y con una visión de largo plazo, además de sus beneficios económicos y la generación de empleos para la región.

El proyecto inició en 2012 con la participación de expertos en el desarrollo de infraestructura sustentable y en mitigación del impacto ambiental.

El estudio geofísico fue realizado por el Instituto de Ingeniería de la UNAM y el de impacto ambiental por Laguz Consultores. El diseño de la planta de ósmosis inversa lo realizó World Water; la obra civil corrió a cargo de OLA Construcciones. Además, la Planta Desalinizadora Chapala cuenta con paneles solares cuyo diseño e instalación estuvieron a cargo de NEWEN Energías Alternas.

El proceso de desalinización será mediante los mejores estándares de manejo sostenible de energía, en la que una serie de membranas remueven las partículas de sal por ósmosis inversa, que separa la sal del agua mediante alta presión. Además, opera parcialmente con energía de paneles solares.

Es capaz de producir 225 litros por segundo (lps), pero podrá aumentar su capacidad a 338 lps. Mientras que sus residuos, altamente salinos, se inyectan en el subsuelo a 130 metros de profundidad, para que la tierra realice un proceso natural de decantado y esta regrese al mar sin afectar el ecosistema.

“El crecimiento económico de San Quintín está íntimamente vinculado a la obtención sustentable del agua, dado que las zonas costeras de Baja California se caracterizan por un nivel bajo de precipitaciones. Mientras que México logró exportaciones superiores a los mil 700 millones de dólares en 2016 y un crecimiento anual en el valor de las exportaciones de 17 por ciento de 2008 a 2015”, comentó Willie Hedrick, VP Operaciones Baja de BerryMex

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO