Ciencia y tecnología

Hallan conjunto de 6 galaxias atrapadas por un agujero negro

El hallazgo servirá para comprender cómo se formaron y evolucionaron los agujeros negros supermasivos y las grandes estructuras cósmicas

Teorema Ambiental/Redacción

Roma, Italia, 8 de octubre de 2020.— El Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo del Sur (ESO) captó un grupo de seis galaxias atrapadas bajo el influjo gravitacional de un agujero negro masivo. Se trata de la más reciente contribución sobre la forma en que se originan estos impresionantes fenómenos astronómicos.

“Esta investigación fue impulsada para entender uno de los objetos astronómicos más desafiantes: los agujeros negros supermasivos en el universo primitivo. Son sistemas extremos y, hasta la fecha, no habíamos logrado una forma convincente de explicar su existencia”, explicó el astrónomo italiano del Instituto Nacional de Astrofísica (INAF), Marco Mignoli.

La detección de este tipo de fenómenos se realizó mediante largas observaciones de varias horas de duración, con los telescopios ópticos más grandes, incluido el VLT de ESO. Los científicos observaron la proximidad de los agujeros en el tiempo (cosmológico), con el momento en que sucedió el big bang, en la época en la que el universo tenía menos de mil millones de años. Este hecho apoya la idea de que los agujeros negros pueden crecer rápidamente.

El trabajo fue publicado en Astronomy and Astrophysics Letters y reveló que las galaxias que se encuentran alrededor del agujero negro están atrapadas por una especie de “telaraña cósmica”, formadas por grandes filamentos de gas extendidas a más de 300 veces el tamaño de la Vía Láctea.

“Las galaxias permanecen y crecen donde los filamentos se cruzan, y las corrientes de gas, disponibles para alimentar tanto a las galaxias como al agujero negro supermasivo central, pueden fluir a lo largo de los filamentos”, detalló el investigador.

Este agujero negro viajó desde una época en la que el universo tenía solo 900 millones de años. “Nuestro trabajo ha colocado una pieza importante en el rompecabezas, en gran parte incompleto, de la formación y el rápido crecimiento tras el big bang de objetos tan extremos, aunque relativamente abundantes”, recalcó.

Recordó también que los primeros agujeros negros se formaron a partir del colapso de las primeras estrellas, por lo que estimó que después de su creación debieron desarrollarse precozmente para alcanzar masas de mil millones de soles dentro de los primeros 900 millones de años de vida del universo.

Sin embargo, los astrónomos no han logrado explicar por qué existen cantidades suficientemente grandes de “combustible de agujero negro”, que propiciaron que su crecimiento se acelerara en un tiempo reducido.

Estas estructuras se formaron durante el universo primitivo por la gran atracción que existe entre la materia invisible y enormes cantidades de gas, permitiendo la evolución de las galaxias y los agujeros negros.

“Este hallazgo apoya la idea de que los agujeros negros más distantes y masivos se forman y crecen dentro de enormes halos de materia oscura en estructuras a gran escala, y que la ausencia de detecciones anteriores de tales estructuras probablemente se debió a limitaciones observacionales”, afirmó Colin Norman de la Universidad Johns Hopkins.

“Creemos que acabamos de ver la punta del iceberg y que las pocas galaxias descubiertas hasta ahora alrededor de este agujero negro supermasivo son solo las más brillantes”, finalizó Barbara Balmaverde, astrónoma del INAF.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO