Ciencia y tecnología

Fumar aumenta riesgo de morir por Covid; OMS avala uso de dexametasona

La farmacéutica Gilead Science fijó en 390 dólares el precio del antiviral remdesivir, el primer fármaco autorizado para tratar el COVID-19

Teorema Ambiental/Redacción

Londres, Reino Unido, 3 de julio de 2020.— El hábito de fumar está estrechamente relacionado con un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves e incluso la muerte, en pacientes que se contagian con COVID-19, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS), en un reporte publicado a inicios de esta semana.

La OMS revisó 34 estudios publicados sobre la relación entre estos dos aspectos, incluyendo la probabilidad de infección, hospitalización y gravedad de la patología y la muerte. Actualmente, de todos los casos graves confirmados, 18 por ciento corresponden a pacientes fumadores, por lo que concluyeron que el factor de tabaquismo es condicionante al tipo de intervenciones hospitalarias que necesitaban y el riesgo de fallecimiento, por la gravedad que desarrollan.

“Las evidencias disponibles sugieren que fumar está asociado con una mayor gravedad de la enfermedad y la muerte en pacientes de COVID-19 hospitalizados”, agregó el organismo de la ONU y recomendó dejar este hábito bajo cualquier circunstancia.

En abril, investigadores franceses publicaron un estudio más pequeño y sugirieron lo opuesto, por lo que planearon probar parches de nicotina en pacientes y trabajadores de salud, pero sus conclusiones fueron cuestionadas por la falta de datos definitivos.

Oxígeno y dexametasona como tratamiento

Por otro lado, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló que parte del tratamiento para pacientes graves consiste en administrar oxígeno y dexametasona.

“La identificación temprana y la atención clínica salvan vidas. Hay que proporcionar oxígeno y dexametasona a personas con enfermedades graves y críticas, así como prestar especial atención a los grupos de alto riesgo, incluidas las personas mayores en centros de atención a largo plazo”, detalló.

Agregó que una vacuna será una herramienta importante para controlar el virus a largo plazo, pero exhortó a los gobiernos a continuar con la realización de pruebas, rastreos, aislar y poner en cuarentena a los casos, y a la población pidió respetar las medidas de higiene, llevar mascarilla cuando sea necesaria y acatar las reglas de distancia física.

Por otra parte, la farmacéutica Gilead Science fijó en 390 dólares el precio del antiviral remdesivir, el primer fármaco autorizado para tratar el COVID-19. El tratamiento cuesta en promedio unos dos mil 340 dólares, pero el laboratorio acordó enviar casi todo su suministro a EEUU durante los próximos tres meses.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO