Ciencia y tecnología

Estudio revela que dexametasona sirve como tratamiento contra COVID-19

Además de tener buenos resultados con pacientes de todos los niveles de gravedad, es barato y de fácil acceso en todo el mundo, reveló un estudio de la Universidad de Oxford

Teorema Ambiental/Redacción

Oxford, Reino Unido, 17 de junio de 2020.— El esteroide dexametasona, un fármaco barato y de fácil acceso en todo el mundo, es capaz de reducir en un tercio la mortalidad entre pacientes graves de COVID-19, quienes requieren ser conectados a ventiladores automáticos, según un gran ensayo clínico realizado en la Universidad de Oxford.

Los investigadores creen que dosis bajas de esteroides representan un gran avance en la lucha contra el SARS-CoV-2, pues reducen el riesgo de muerte en pacientes que se encuentran conectados a ventiladores.

“La dexametasona es el primer medicamento que observamos que mejora la supervivencia en caso de COVID-19”, indicaron los responsables del estudio denominado Recovery, donde se experimenta con tratamientos existentes para otros males en busca de fármacos que puedan funcionar contra el coronavirus.

De acuerdo con los resultados, el uso de dexametasona reduce en un tercio la mortalidad entre los pacientes más graves de COVID-19, mientras que en pacientes que solo necesitaban de oxígeno el riesgo de muerte se redujo en una quinta parte.

La dexametasona ya se usa para reducir la inflamación en otras afecciones. En las pruebas con pacientes con COVID-19 ha ayudado a detener parte del daño que puede ocurrir cuando el sistema inmunitario del cuerpo se sobreinflama mientras trata de combatir el coronavirus. Esa reacción del cuerpo al virus, que genera una gran cantidad de citoquinas, puede ser mortal.

En Reino Unido, 19 de cada 20 pacientes con COVID-19 se recuperan de la enfermedad sin ser hospitalizados y quienes ingresan, la mayoría también se recupera, pero son los menos, quienes requieren de oxígeno o ventilación mecánica, porque la dexametasona ha sido efectiva.

En la prueba, se administra dexametasona a unos dos mil pacientes hospitalizados y se comparó con cuatro mil que no recibieron el tratamiento. Para los pacientes que necesitan de respiración artificial, el riesgo de muerte pasó de 40 a 28 por ciento, mientras que para pacientes que necesitan oxígeno, el riesgo de muerte pasó del 25 al 20 por ciento.

“Este es el único medicamento hasta ahora que se ha demostrado que reduce la mortalidad y la reduce significativamente. Es un gran avance”, dijo el investigador en jefe del estudio, Peter Horby.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO