Ciencia y tecnología

Detectan masa volcánica de 150 km2 que flota en el Pacífico

Posiblemente proviene de un volcán submarino que hizo erupción a principios de agosto y se ubica cerca de Tonga, un archipiélago ubicado en la Polinesia

Teorema Ambiental/Redacción

Una gran masa de piedra pómez surgió de repente en el océano Pacífico con unos 150 kilómetros cuadrados de superficie, de acuerdo con estimaciones realizadas por el Observatorio de la Tierra de la NASA. Se cree que se trata de material que expulsó un volcán submarino.

“Muchos de los volcanes del mundo están cubiertos por las aguas de los océanos. Cuando entran en erupción, pueden decolorar la superficie del océano con gases y escombros. También pueden arrojar masas de lava que son más ligeras que el agua. Tales rocas pómez están llenas de agujeros y cavidades, y flotan fácilmente”, indica el reporte.

Los primeros avistamientos de esta aglomeración de roca volcánica fueron hechos por navegantes australianos a comienzos de agosto y surgió a la superficie cerca de Tonga, un archipiélago de Polinesia.

De acuerdo con el Observatorio de la Tierra: “los volcanes tienen muchas formas dramáticas de anunciar su presencia: gruesas columnas de ceniza y vapor; ríos y lagos de lava fundida; desprendimientos de rocas y lahares; temblores; incluso el repentino ascenso de una isla sobre la línea de flotación”.

El pasado 13 de agosto, el instrumento de detección remota Operational Land Imager, a bordo del Landsat 8, obtuvo imágenes en color natural de lo que parece una gran balsa de piedra pómez flotando en el océano. Cinco días después, se había desplazado hacia el suroeste, y este 22 de agosto se movió hacia el norte y estaba un poco más dispersa, pero aún visible.

El sitio web Volcano Discovery informó que recibió un correo electrónico de un marinero el pasado 7 de agosto, sobre nubes de humo en el horizonte en dirección al volcán Fonualei.

Según un boletín del Smithsonian’s Global Volcanism Program (GVP), los marineros comenzaron a reportar avistamientos de la balsa de piedra pómez antes del 9 de agosto.

El último informe de una erupción en el sitio ocurrió en 2001 y se cree que la cumbre de la montaña submarina se encuentra a unos 40 metros debajo de la superficie.

El vulcanólogo Erik Klemetti, de la Universidad de Denison, dijo que “las balsas de piedra pómez pueden desplazarse durante semanas o años, dispersándose lentamente en las corrientes oceánicas”, pero tienen importantes funciones biológicas pues son refugio para algunos organismos marinos.

 

 

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO