Ciencia y tecnología

Descubren propiedades regenerativas en ratones

Al seguir el procedimiento usual de identificación de ratones por medio de una pequeña perforación en la oreja, la profesora Heber-Katz observó que había ocurrido una síntesis de ADN, es decir, una proliferación celular que hizo crecer tanto el cartílago como nuevos folículos capilares de los ratones.

Luego, los científicos utilizaron una sonda para hacer una pequeña herida en el corazón de los ratones.

Poco después descubrieron que el tejido logró regenerarse y no había ninguna cicatriz.

Posteriormente analizaron lo que sucedía tras una lesión de la espina dorsal, y una vez más descubrieron regeneración de células y leve cicatrizado.

La profesora Heber-Katz y su equipo estudian actualmente por qué los ratones MRL poseen estas extraordinarias capacidades regenerativas.

«Este animal tiene una excepcional habilidad para llevar a cabo proliferación celular y falta de cicatrizado», señaló Heber-Katz.

«Éstos son los dos elementos clave que explican por qué nosotros no somos capaces de regenerarnos», agregó.

La investigadora cree que uno de los factores que impide la regeneración en la mayoría de los mamíferos es una membrana que se forma cuando el organismo comienza a autorrepararse.

Cuando los anfibios llevan a cabo la regeneración de un miembro no se forma esta membrana.

“Es un proyecto a largo plazo pero una vez que conozcamos las moléculas involucradas intentaremos modificarlas para ver si podemos lograr esta misma respuesta en los mamíferos”, manifestaron los científicos.

Explicaron que si se promueve el crecimiento de este tejido, las células dejan de crecer y se provoca la cicatrización.

Con los ratones estudiados, los científicos observaron que esta membrana se formó inicialmente en las orejas de los animales, pero desapareció poco después y entonces comenzó el crecimiento celular.

«Si logramos agotar el factor celular que provoca el cicatrizado, quizá seremos capaces de estimular la capacidad regenerativa de los mamíferos en general», afirmó la profesora Heber-Katz.

Los científicos lograron ya criar ratones capaces de regenerar los orificios en las orejas, pero no han logrado producir animales capaces de reparar tejidos cardiacos.

Según los investigadores, para conseguir este proceso quizá se requieren más o diferentes genes.

. .Actualmente están trazando el mapa genético del animal para tratar de entender cuáles son las combinaciones genéticas que podrían ser la base del proceso regenerativo del ratón.

«Es un proyecto a largo plazo —señala la profesora Heber-Katz— pero una vez que conozcamos las moléculas involucradas intentaremos modificarlas para ver si podemos lograr esta misma respuesta en los mamíferos.»

Fuente: BBC

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO