Ciencia y tecnología

Cultivo de cactáceas, opción sustentable para luchar contra saqueo

A causa de la depredación y comercialización desmedida de los cactus, actualmente estas plantas se consideran amenazadas o en peligro de extinción, incluso coleccionistas de lugares tan lejanos como Japón o Alemania han sido detectados por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en pleno contrabando y saqueo, lo cual hace muy difícil la preservación de estas especies.

Sin embargo existe una asociación denominada «Cultivos Desérticos La Unión» que busca promover el cultivo y conocimiento de estas plantas mediante ejemplares propagados a partir de semillas de los más diversos géneros y especies no sólo mexicanas, sino de toda América.

Para conocer más de este proceso y de los cuidados que requieren estas plantas, 2000 Agro platicó con Jazmín Rojas Campos, encargada técnica de la Unión de Cactus y Artesanías ante la Semarnat, quien explicó que la mayoría de los ejemplares que salen de contrabando de nuestro país se llevan a Estados Unidos, donde adornan gran cantidad de jardines.

Explicó que los cactus son endémicos de Sudamérica y sólo en este continente existen en su forma salvaje, también se han desarrollado algunas especies en África y sur de España, pero en general no tienen vida silvestre de cactáceas, lo que origina que sean muy codiciadas y tan depredadas.

«Tan sólo diez o 20 ejemplares que salgan de nuestro país ocasionan una pérdida irreversible, porque son plantas muy difíciles de reproducir y sobre todo de muy lento crecimiento y por ello es demasiado el daño que se ocasiona en las zonas desérticas.»

Al preguntársele sobre el proceso de cultivo que actualmente desarrollan indicó que en un área de aproximadamente hectárea y media se ha construido un invernadero, en donde mediante riego por aspersión se desarrollan los cactus que previamente se han sembrado en charolas de fibra de vidrio.

Asimismo, explicó que en el cultivo no hay regla, ya que generalmente se debe revisar semillero por semillero a fin de constatar la humedad de las plantas, en tanto que la fertilización se hace cada mes, con objeto de inspeccionar que no existan plagas u orugas que puedan afectar el desarrollo de los cactus.

«En el Estado de México tenemos dos invernaderos, uno en Ixtapan de la Sal y otro en Oquixingo, muy cerca de Malinalco», anotó. Comentó que de acuerdo con su información existen en todo el país al rededor de 16 productores de cactáceas registrados ante la Semarnat, quienes recolectan la semilla que posteriormente se siembra en el invernadero. En el mundo hay 42 grupos registrados dedicados a efectuar este proceso.

Jazmín Rojas recomendó mucha paciencia a las personas interesadas en invertir en esta nueva tecnología, ya que a su familia le tomó aproximadamente tres años lograr la rentabilidad que todo negocio proporciona.

«Es un negocio familiar constante y rentable, pero a largo plazo, tienes que esperar el crecimiento de la planta para poder venderla y posteriormente debes posicionarte en el mercado y sobre todo adquirir experiencia, tanto para sembrar como para comercializarla», explicó.

Al referirse a la normatividad por parte de la Semarnat, expuso que existen reglas en cuanto al manejo y comercialización de estas especies, ya que, por ejemplo, ellos como productores tienen un inventario de todas y cada una de las plantas de las cuales se toman las semillas (a las que llaman plantas nodrizas) y aun cuando alguna de estas especies muera o sufra algún daño, debe ser reportado ante las autoridades; sin embargo, a pesar de estas acciones en la comercialización del producto, el contrabando de especies no disminuye, y la venta en el extranjero continúa.

«Nos enfrentamos a la competencia desleal, a personas que venden sin raíz las plantas, que las roban del desierto y no tienen ni idea de la edad del espécimen y lo venden a precio muy bajo, pero afortunadamente la gente está tomando conciencia y valora nuestro trabajo, sobre todo el proceso de cultivo», señaló.

En este sentido, comentó que gracias a la respuesta de la gente se tiene previsto comercializar una gran cantidad de plantas a Cancún, Tabasco y otras partes de la República Mexicana, lo que significa un incremento a mediano plazo en este nuevo mercado.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO