Ciencia y tecnología

Cosas buenas que te pasan cuando comes “búlgaros”

El consumo del yogur natural y los lactobacilos permiten convertir la lactosa de la leche en ácido láctico 

Teorema Ambiental/Redacción

La “leche búlgara” o los “búlgaros” es la manera coloquial de llamar a los Lactobacillus bulgaricus, un tipo especial de microorganismos conocidos como probióticos que tienen varias propiedades benéficas para la salud del ser humano, principalmente que permiten convertir la lactosa de la leche en ácido láctico, una sustancia que acidifica el estómago y los intestinos e impide que se reproduzcan bacterias patógenas.

La acción probiótica del yogur natural (producido en casa) ayuda a equilibrar la microbiota del estómago, ayudando a la reproducción de las bacterias benéficas y a la muerte de las bacterias patógenas, esto hace que la salud intestinal en general mejore considerablemente.

De hecho, se ha demostrado que el consumo de búlgaros ayuda a mejorar los síntomas de diversas enfermedades del sistema digestivo tales como colitis, gastritis, intestino irritable, entre otros.

Pero también, cuando aumenta la microbiota saludable, hay una mejoría en el tránsito intestinal, lo cual ayuda a combatir el estreñimiento y a tener una mejor evacuación.

Además, la presencia de probióticos en el aparato digestivo, brinda un efecto muy similar al de los antibióticos en cuanto a la protección contra patógenos que pongan en riesgo nuestra salud.

Asimismo, la gente que come búlgaros con regularidad tiene niveles más bajos y estables de colesterol en sangre por lo que se piensa que puede ayudar a disminuir el colesterol “malo”.

Los búlgaros son buenos para la gente intolerante a la lactosa, y aportan una buena dosis de calcio y otras vitaminas que contiene la leche de manera natural y normalmente no pueden consumir los adultos.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO