Ciencia y tecnología

Científicos logran parar metástasis de cáncer de mama con antibióticos

Un grupo de investigadores suizos encontró la forma de separar las células tumorales que circulan por la sangre en grupos e impedir que formen metástasis

Teorema Ambiental/Redacción

Una de las prioridades de la oncología es evitar que las células cancerígenas se acumulen en nuevas regiones de un cuerpo afectado por el padecimiento original, en un proceso denominado metástasis.

Esto supone someter al paciente a nuevos tratamientos, regularmente más agresivos, ante un cuerpo ya de por sí desgastado y una reducción de la supervivencia.

Además, se complica la detección de estas células porque son muy pocas y no aparecen en análisis de sangre, pues pasan inadvertidas.

Un equipo de científicos de la Universidad de Basilea (Suiza) halló la forma de separar estas células entre sí (normalmente viajan en grupos) e impedir que se depositen en otra parte. Tras estudiar una serie de características que son muy parecidas a las de las células embrionarias y las células madre, que mantienen su capacidad de división de la misma manera, descubrieron que esta capacidad de crecer se relaciona con su capacidad de mantener activos los genes según cómo y en qué cantidad su ADN esté unido a un compuesto en particular, el metilo.

metastasis01

Para disociar estos grupos de células, también llamados Células Tumorales Circulantes (CTC), los científicos aplicaron distintos medicamentos y una vez aisladas demostraron que ya no son capaces de volver a agruparse y crecer. Así han bloqueado la formación de metástasis con células de pacientes con cáncer de mama. El resultado de la investigación fue publicado en la revista Cell.

Los investigadores probaron dos mil 486 compuestos existentes, aprobados por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

“Realmente hicimos una selección específica e incluimos todos los medicamentos aprobados por la FDA a los que podíamos tener acceso”, afirmó Nicola Aceto, biotecnólogo de la Universidad de Basilea y líder de la investigación.

De todos ellos solo con 36 han tenido éxito utilizando células de pacientes con cáncer de mama y modelos de ratón. De los 36, solo seis han probado su eficacia a muy bajas dosis. Se trata de compuestos inhibidores de la proteína que transporta sodio y potasio a través de las membranas celulares.

Entre ellos hay fármacos que interaccionan con el ADN, como la cholchicina (que detiene la división celular), antibióticos o compuestos relacionados con la síntesis del colesterol.

En cuanto a la eficacia o forma de actuación a la hora de administrar estos medicamentos, Aceto mencionó que “el caso ideal sería administrar el medicamento antes de que haya ocurrido la metástasis, para prevenir la formación de nuevas tumoraciones. Sin embargo, también pretendemos probar etapas posteriores, por ejemplo, casos en los que una metástasis se propague para formar otras metástasis”, apuntó.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO