Ciencia y tecnología

Científico mexicano crea bisturí que detecta tumores cerebrales

El dispositivo detecta con microvibraciones tejido cerebral enfermo o que fue afectado por un tumor

Teorema Ambiental/Redacción

Un investigador del Tec de Monterrey, participó en el desarrollo de un bisturí inteligente que facilitaría la detección de tumores cerebrales a los neurocirujanos. David Oliva, ingeniero en electrónica y comunicaciones señala que el dispositivo cuenta con sensores y algoritmos de procesamiento digital de señales avanzados.

“Un dispositivo como este nace de la necesidad de apoyar a los neurocirujanos a remover tumores en el cerebro como una herramienta de mayor precisión. Estas operaciones son las más difíciles porque no puedes lesionar una parte sana. Tienes que ser muy exacto porque todo el cerebro está interconectado”, comentó Oliva.

El bisturí detecta, a través de vibraciones microscópicas, cuando un tejido cerebral es sano o fue afectado por un tumor; además, orienta al neurocirujano por medio de alertas que puede ver y escuchar, explicó.

“Hacemos vibrar 400 milisegundos al cerebro en cuatro mil diferentes frecuencias. Obtenemos una fotografía de cómo está vibrando y analizamos esas frecuencias para obtener un modelo matemático de las propiedades de lo que se está tocando. Un tejido sano tiene una forma de vibración muy diferente a una célula cancerígena o de un tumor”, agregó.

Este dispositivo, además, permite detectar tumores en fase temprana, cuando la diferencia entre el tejido sano y el afectado es casi imperceptible para los sentidos del cirujano.

“Las operaciones de neurocirugía dependen en gran parte del sentido del tacto del cirujano y la punta esférica del bisturí les va a estar diciendo si es o no tumor, o si nos estamos acercando hacia un borde”, abundó.

Además, en un futuro el dispositivo podría ayudar a remover con la misma precisión tumores en otras partes del cuerpo. “La tecnología de los materiales permiten hacerlo miniatura y pensar que se puede llevar a endoscopios inteligentes para operaciones de tumores en el estómago, o en el intestino.”

El bisturí fue desarrollado por un equipo de diez científicos con apoyo de la Universidad de Hannover, en Alemania y la Universidad Libre de Bruselas, en Bélgica, en las que el mexicano hizo sus doctorados y en las que también es investigador.

Actualmente, está en proceso de patente y se espera el aval de autoridades médicas europeas para poder hacer pruebas en humanos. Hasta el momento se ha experimentado con tejidos artificiales y cerebros de cerdos, con buenos resultados.

“Lo estamos llevando a hospitales donde debe haber una aprobación de la comisión de ética de médicos alemanes, pero ya estamos hacia allá, una salida al mercado puede ser factible en cinco años”, estimó.

Además destacó que el dispositivo tendría un costo más accesible. “Va a reducir muchísimo el costo. Un aparato de resonancia magnética está en millones de euros, cuando esté en los hospitales no superará los 100 mil euros; incluso podría ser adquirido por hospitales públicos y se podría llevar a Latinoamérica”, añadió.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO