Ciencia y tecnología

Analizan patrones de caída de ceniza para rutas aéreas alternas

Se trata de un estudio realizado por especialistas de la ESIME Unidad Ticomán del IPN, para tener un conjunto de herramientas que determine mayor seguridad en rutas de navegación aérea

Teorema Ambiental/Redacción

Ante el incremento de la actividad del volcán Popocatépetl y para contribuir a mejorar la seguridad en el transporte aéreo en la zona central del país, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrolló un software, para crear un mapa de mitigación de riesgo y un estudio de caracterización de vientos, para definir patrones de desplazamiento de las nubes de ceniza que emite este volcán, y así elegir rutas alternas de navegación aérea.

El estudio está integrado por el geofísico de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), Unidad Ticomán, José Carlos Jiménez Escalona: “se realizó una caracterización de patrones de vientos en la estructura vertical de la atmósfera en la zona de volcanes activos por medio de estudios estadísticos, para conocer la dispersión de las nubes de ceniza, es decir, hacia donde se transportan en determinada época del año”, señaló.

También colaboraron los alumnos Irving Aguirre Oliva y Xóchitl Jon Villanueva, quienes identificaron dos patrones importantes: El primero de noviembre a mayo, cuando el viento transporta la ceniza hacia el Golfo de México, y el segundo, entre julio y septiembre, en el que el producto volcánico viaja hacia el interior del país.

Para determinar estos patrones se hizo un seguimiento más detallado de las nubes de ceniza volcánica, por medio de imágenes satelitales del sensor MODIS (el cual provee una resolución temporal de hasta cuatro fotografías diarias de zonas volcánicas en territorio mexicano), con las que se procesaron más de 300 imágenes de nubes de ceniza volcánica.

Esto permitió comprobar que la trayectoria coincidía con los patrones de viento que anteriormente habían caracterizado. Así, pudieron generar mapas de probabilidad de riesgo para ambos periodos del año.

Actualmente, los controladores de vuelo trabajan con cartas de navegación aérea impresas, en las que trazan manualmente, a través de coordenadas basadas en reportes de los pilotos, la ubicación aproximada de las nubes de ceniza.

Las aportaciones del IPN permitirán que los controladores de vuelo identifiquen con precisión las nubes de ceniza y su desplazamiento, con la finalidad de generar reportes puntuales que indiquen las aerovías afectadas por la dispersión del producto volcánico y proporcionar rutas alternas a los pilotos.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO